lunes, 18 de agosto de 2014

No se puede vivir del amor

"Entonces Bailemos"
Dramaturgia y Dirección: Martin Flores Cárdenas
con Florencia Bergallo, Laura López Moyano, Marcelo Minino, Javier Pedersoli y Julián Rodriguez Rona
EL CAMARIN DE LAS MUSAS - Mario Bravo 960 - SABADOS a las 23 hs



Se encienden unos cuantos tubos de neón encerrados en un rectángulo negro colgado del techo. En el suelo, desprovistos de toda otra cosa: dos colchones.
Cuatro criaturas desoladas usarán esos colchones para desbaratarse... se desparraman, se arrastran, se besan, se acarician, se agreden, aman, sufren, se atraen y se rechazan.

En esa suerte de cuarto de motel perdido en alguna ciudad desconocida -es Arizona? es el conurbano bonaerense?- , cada uno de ellos, a su turno,  levantará la mano como pidiendo permiso y al grito de "otra!" dará inicio a una nueva historia, habitará repetinamente la piel de un nuevo personaje y nos sumergirá en el ritmo hipnótico de los textos de Martín Flores Cárdenas cargados de adrenalina y de sarcasmo.

Cada una de esas historias de amor y de desamor tienen la tensión necesaria para que el espectador pueda contactar íntimamente con cada uno de los pequeños universos que se vuelcan en las historias y que cada unos de estos "monólogos" -aunque técnicamente algunos no lo sean- construya una historia particular, un universo individual tan interesante como desgarrador.

Y entrelazando las diferentes historias, cierra el quinteto un vaquero texano (?), un cantante de música "country" en la piel de Julián Rodriguez Rona , que con algunas canciones de tono típicamente bucólico va hilvanando esas escenas y hasta llegará a formar parte de alguna de ellas. 

Cuando parece que explota la carcajada cómplice con la fuerte ironía de los textos, el mismo filo de la navaja por el que transitan los personajes, nos pone al límite del abismo como un golpe directo al estómago.
Los relatos casi en forma de catarsis se acumulan, se precipitan, se potencian, se superponen, se vuelven cada vez más intensos y uno como espectador no puede más que admirar la exacta combinación de textos  tan creativos como viscerales con cuatro actuaciones, cuatro entregas, absolutamente impecables.

Hay violencia, hay desolación, hay sordidez, hay amor, hay pasión, hay desequilibrio. Los intensos personajes escritos por Martín Flores Cárdenas, encuentran cuatro actores que los ponen perfectamente en movimiento.


Laura Lopez Moyano no sólo despliega precisión en las tonalidades de sus textos sino explotando su cuerpo de una ductilidad asombrosa (la escena de la enamorada del cantante "country" pasa de la risa al dolor extremo en sólo un par de frases).
Marcelo Minino (importante dramaturgo y director del off porteño, aquí como actor) aporta una presencia magnética y una fuerza en escena que se complementa con los personajes que compone Javier Pedersoli -brillante en el texto de la mujer que amenaza con suicidarse si es abandonada-.
Por su parte, Florencia Bergallo impone su belleza en escena y brilla en el relato de la mujer que encontró al amante perfecto en su cama, con un desenlace totalmente inesperado.

La fuerza de la dramaturgia de "Entonces Bailemos"  que invita a espejarse en esas historias de amor frustrado, en esa sensación de estar a la deriva, de desaliento, de fracaso, conjugados con la entrega que tienen todos los intérpretes hacen que el producto sea una de las mejores propuestas del teatro off actual.


Al cierre, el ritmo de la coreografía diseñada por Manuel Atwell nos deja repiqueteando en el cuerpo los golpes de esas notas y los fragmentos de cada una de las historias que nos llevamos a casa.

No hay comentarios: