viernes, 22 de marzo de 2013

Les Avants III: "El fuego de las mujeres"

"El fuego de las mujeres" "FOXFIRE: Confessions of a girl gang"
de Laurent Cantet
con Raven Adamson, Katie Coseni, Claire Mazarolle, Madeleine Bisson y Rachel Nyhuus



Lo primero que sorprende de "El fuego de las mujeres / Foxfire, confessions of a girl gang" es que a pesar de ser incluida en una semana de preestrenos de cine francés, sea un film completamente hablado en inglés y con una temática que remite a los años '50 en Estados Unidos, muy ligada con el sueño americano y con un contexto histórico sumamente particular.

Cantet, el gran realizador de "Recursos Humanos" (galardonada como mejor película en el BAFICI allá por el 2000, tanto con el premio del público como con el del Jurado) "El empleo del tiempo", la comedia "Bievenidos al paraíso", uno de los capítulos de la reciente "7 días en La Habana" y la multipremiada "Entre los muros" dice en un reportaje acerca de cómo llega a adaptar el libro de Joyce Carol Oates "Descubrí el libro y tuve la sensación de volver a temas que me interesaban: el grupo, la resistencia, la violencia social a la que estamos obligados a enfrentar, que son los temas que trato de abordar en cada película". Y allí rápidamente se entiende como su nuevo film "El fuego de las mujeres" entronca dentro de su filmografía tan exquisita.
Agrega además que intentó adaptar la historia a Francia pero no funcionaba porque el contexto histórico era absolutamente diferente, en los años '50 en Francia no había un anti comunismo tan marcado ni se vivía “el sueño americano”,  uno de los grandes mitos para el realizador. 

Justamente Cantet comienza un proceso silencioso dentro de cada uno de estos personajes femeninos para ir justamente "deconstruyendo" ese mito, poniendo el acento en el espíritu juvenil, revolucionario, en la necesidad de libertad y en la lucha de un grupo marginado y socialmente oprimido.
En ese mismo reportaje, Cantet subraya la trascendencia de un pequeño personaje dentro de la película, el padre Theriault "que parece muy dogmático pero que es también la historia de la lucha. A mi me emociona pensar que este hombre vivió en directo la Revolución de 1917 y lo que hace realmente es pasar la antorcha a estas chicas, que van a luchar de forma menos dogmática, e inventar una nueva forma de lucha, que nos reenvían a las luchas de hoy en día a través de la invisibilidad. Me gusta cuando dicen somos fuerte porque somos invisibles.

La lupa se detiene en este grupo de jóvenes (que el mismo Cantet festeja haber reencontrado esa energía de un grupo adolescente en el set como cuando filmó "Entre los muros") en pleno período de la postguerra en los Estados Unidos. 
Estas adolescentes, lideradas por Legs (brillante composición de Raven Adamson con un notorio cambio en su personaje a medida que va avanzando la película) decidirán formar un movimiento, "ajusticiando" los actos que ellas consideran como un abuso del poder masculino imperante.
Lo que comienza como un pequeño grupo de cinco compañeras de curso decididas a impartir justicia y vivir bajo sus propias reglas, terminará siendo un movimiento al que querrán irse sumando otras de sus compañeras.

Es francamente meritorio el trabajo que ha logrado el director con cada una de las protagonistas de esta historia casi coral, en donde todas ellas tiene un rol definido y diferente, formando un equipo homogéneo y compacto en el cual todas pueden sobresalir en momentos diferentes.
Todas ellas sustentan sus personajes mostrando ductilidad a la hora de poner en juego cada una de las personalidades bien definidas dentro del grupo -por momentos casi un estereotipo, pero aún así hace a la armonía del film-, componiendo con absoluta credibilidad y naturalidad cada escena, sobre todo mucho más sorprendente aún cuando tenemos el dato que se trata de actrices no profesionales que atraviesan su primera experiencia en la pantalla grande.

Además de Legs como la líder de esta sociedad secreta femenina que da lugar al título en inglés del film, "Foxfire", otra voz importante para el trazado del relato será la de Maddy (Katie Coseni).

Ella será la encargada de llevar sobre sus hombros el sentido literario del relato, y allí con su máquina de escribir a cuestas irá documentando los momentos más importantes de la historia, muchos de ellos incorporados al relato mediante una acertado desarrollo de una quieta voz en off que nos haciendo partícipes de los hechos más sobresalientes y ayuda a presentar algunas incorporaciones de los personajes centrales del film. 
Será Maddy quien vaya desenvolviendo la historia frente a nuestros ojos y que vaya presentando cada uno de los hechos y los procesos procesos del grupo, hasta hacer un salto temporal sobre el final, y sea ella misma quien investigue las causas que llevaron y precipitaron los hechos finales.

Cantet explora tanto los vínculos del surgimiento de este grupo y la reacción del entorno de la época  como también se detiene en cómo se van entretejiendo las relaciones internamente en el seno del mismo grupo. 
Las alianzas, las rivalidades, la camaradería, los cambios que se van suscitando desde la génesis hasta su crecimiento y con ese mismo nivel de detalle cuenta los cambios que se van operando en cada una de las integrantes, logrando allí, uno de los puntos más fuertes de la puesta (Madeleine Bison como Rita es uno de los ejemplos más sobresalientes). 

Asi, "El Fuego de las Mujeres" nos introduce en una época particular que incluso puede tener ecos en el presente y en donde aparezca cualquier grupo que lucha por una inclusión. 
Aún con algunos trazos que apelan demasiado a la polaridad (todos los personajes masculinos del film son abominables mientras que todos los femeninos logran la empatía del espectador, la clase acomodada de la época es absolutamente y diametralmente opuesta a lo que se vivencia en el grupo e incluso tienen roles esteriotipados) el tono central del relato y el espíritu de cuerpo de este grupo de jovencitas es un gran logro de un director que a simple vista pareciera tan lejano a esta historia y que sin embargo se zambulle meticulosamente en ese universo y funciona como algo mucho más profundo que un simple cuadro de época.

Otro gran film de Cantet.




No hay comentarios: