martes, 24 de julio de 2012

Teatro en Buenos Aires: Panorama / Comedias y Musicales


Casi Normales (*** 1/2): Ultimos días para ver este musical ganador del premio Pullitzer y de tres premios Tony en Broadway.


La protagonista de la historia es Diana (Laura Conforte a quien vimos en "Rent" o "La novicia Rebelde" ) un ama de casa que lucha por seguir tratando su enfermedad y ganar un mundo dentro de la vida de lo que se considera una familia "normal".
El duro camino del tratamiento de esta fuerte bipolaridad que padece Diana, que ya ha intentado ser tratada con diversos métodos tiene su fuerte pilar en el apoyo de su comprensivo y abnegado esposo Dan (Alejandro Paker quien fue el inolvidable presentador en la puesta argentina de "Cabaret") y completan el esquela familiar sus hijos Natalie (Florencia Otero) y Gabriel (Matias Mayer), quien cada uno a su manera se entrama con la historia familiar que el musical nos quiere contar.
Un tema novedoso para un musical diferente, donde cada una de las canciones forma parte del esquema dramático de la obra y cuenta con una puesta en escena fuera de lo común en lo que los musicales nos tienen acostumbrados. En el elenco, Paker y Conforte brillan con su talento vocal y su presencia en el escenario y Fernando Dente (como el novio de Natalie) vuelve a magnetizar con su retrato querible de un adolescente enamorado.
Como sucede con algunos musicales made in Broadway, la extensión atenta contra el resultado de la obra, pero de todos modos se trata de una propuesta sumamente interesante con notables actuaciones y un excelente nivel en el terreno musical.

Estado de Ira (*****):  Solamente los lunes por la noche en el Teatro Metropolitan, se ha repuesto esta obra de Ciro Zorzoli que había formado parte oportunamente del proyecto Biodrama en el Teatro Sarmiento. 

La acción transcurre en una supuesta dependencia pública en las afueras de la ciudad, donde un grupo de empleados municipales tiene como objetivo acompañar a actores y actrices de reemplazo para que se incorporen a las obras que están en cartel.
En esta oportunidad, toda la dependencia recibe a la actriz, de ésas con aires de diva teatral, que cubrirá el rol de Hedda Gabler en la obra homónima de Henrik Ibsen.
Como suele suceder en los casos en los que no se cuenta con el tiempo suficiente en este único ensayo la atriz deberá aprender todas las marcaciones, entonaciones, interacciones con el resto de los personajes y deberá hacerlo todo tal como lo indica la puesta.
Creativa, con muchisimo humor y una mordaz crítica al mundo teatral y en particular al aparato burocrático de las dependencias estatales, "Estado de Ira" es una obra absolutamente imperdible, no sólo por el inteligentísimo juego de teatro dentro del teatro (y entonces como espectadores, al mismo tiempo que cuenta la historia de este reemplazo, podemos presenciar esta puesta de Hedda Gabler con todos sus personajes) sino que además cuenta con un notable equipo a nivel actoral entre los cuales se destacan los trabajos de Valeria Lois, Maria Inés Sancerni y Pablo Castronovo.

Pero es arrasadora la presencia en el escenario de Paola Barrientos en un tour de force  notable -reforzando todo el talento de Ciro Zorzoli para una puesta en escena rica e intensa, plena de detalles que se disfrutan incluso viéndola más de una vez-, pasando por diferentes estados de ánimo y atravesando situaciones de una gama muy variada hasta dar con un final impresionantemente abrumador.


Lo que vio el mayordomo (**): El texto de Joe Orton, de quien en algún momento se presentó en Buenos Aires una notable puesta de "Atendiendo al Sr. Sloane", pretende ser irreverente, transgresor, novedoso y seguramente lo habrá sido en el momento de haber sido escrito.
Pero en los tiempos que corren, nada de lo que presenta esta comedia en formato de vodevil parece llamar demasiado la atención y todo por el contrario, la pieza respira un aire anacrónico desde prácticamente el inicio y no logra remontar vuelo por más que las actuaciones y la puesta en general, trate de imprimir el timing necesario para que las desopilantes situaciones logren impactar en el espectador, aunque pocas veces lo logra.

Un texto en donde Enrique Pinti no parece encontrarse del todo cómodo, queda prácticamente en manos de la versátil Alejandra Flechner poner la dosis de delirio y desparpajo necesario que requería esta obra.
Luis Luque por su parte, aporta una muy buena actuación, pero el elenco en general no logra homogeneizarse en el que cada integrante funciona correctamente pero que carece de cohesión general (buenas actuaciones en labores de reparto de Magela Zanotta y Abián Vainstein).
Carlos Rivas en su puesta no parece lograr ajustarse al ritmo y la dinámica que la pieza requería, quedando a mitad de camino entre un humor liviano de vodevil y la ironía social con la que Orton pretende desenmascarar la moralina social de la época.
Una comedia fallida y poco interesante, salvada sólo por las actuaciones y exclusivamente para aquellos que sólo pretendan un rato liviano y sin demasiadas exigencias.



Forever Young (****): En la reabierta sala  El Picadero, una de las apuestas fuertes es "Forever Young" un musical adaptado por Le Tricicle, el grupo de humor catalán, que basado en el original noruego, propone una novedosa narrativa y un argumento completamente novedoso dentro del terreno del musical.
Cinco actores de comedias musicales, que han sido glorias durante todas sus carreras, están actualmente internados en una residencia de jubilados a cargo de una enfermera sumamente particular. El guión permite que cada uno de los actores pueda componerse e imaginarse a sí mismo dentro de unos cuantos años y burlarse impadiosamente no sólo de sus colegas sino fundamentalmente de ellos mismos y es justamente dentro del humor, en donde reside el mayor acierto de la obra.



Con momentos sumamente hilarantes Omar Calicchio, Melania Lenoir, Germán Tripel e Ivanna Rossi - todos ellos de enorme trayectoria en el terreno del musical como "Rent" "Ella" "Chicago" "Smoke" "El Joven Frankestein" "La Bella y la Bestia" "Avenida Q" entre otros- demuestran una vez más su talento para el musical adaptando canciones que son hits conocidos por todos nosotros.
El espíritu invade la sala y uno se encuentra moviendo el pie y tarareando hits nacionales e internacionales de los 70, 80 y 90, con algunos popurrí que van desde Charly García, Spinetta, Memphis, Los Pimpinela hasta Nirvana y Gloria Gaynor: tamaño abanico musical.
Capítulo aparte la actuación de Gimena Riestra como la enfermera quien no solamente hace gala de sus dotes vocales sino que compone un personaje absolutamente delirante, lleno de humor negro y de ironía, con algunas dosis de cinismo bordeando el absurdo.

Dirigidos por Daniel Casablanca (uno de Los Macocos, quien actualmente también está en cartel con "TOC TOC") quien impone un ritmo acertadísimo para llevar con mucho humor un relato que también habla de la vejez, del olvido del publico, de las glorias de antaño y de la tercera (o cuarta?) edad, la obra no pierde jamás el sentido del humor y logra conmover y divertir en dosis exactas con excelente resultados también en la puesta musical con la dirección de Gaby Goldman.



Todos felices (** 1/2 /  ***): Bajo la dirección de Oscar Martinez, se presenta una propuesta novedosa que plantea el autor Alan Aykbourn en donde una misma historia, un mismo suceso, se cuenta en cada obra de este tríptico, en diferentes lugares de la casa.
Asi "Comedor" "Jardin" y "Living" abordará el mismo suceso central, con los mismos personajes, pero con diferentes interacciones y situaciones de acuerdo al lugar desde donde la estemos presenciando como espectadores. Si bien cada una de las obras cierra en si misma, queda siempre el "enigma" de lo que sucedió con el resto de los personajes en las habitaciones contiguas, mientras veíamos alguna de ellas.


Si bien la propuesta del autor es interesante y creativa, el mecanismo de la comedia es sumamente básico y con situaciones sencillas de enredos que se resuelven eficientemente gracias al talentoso elenco del que Martinez se sirve para echar a rodar los pasos de comedia.
Carlos Portaluppi,  Carola Reyna (algo crispada en algunos momentos en su ama de casa detallista y obsesiva, quizás muy similar a otros papeles que ha jugado como el de "Amas de casa desesperadas"), Muriel Santa Ana (muy natural como la hermana solterona con deseos de aventura) y el torpe veterinario de Peto Menahem que arranca facilmente las carcajadas.
Completan el elenco  Juan Minujín (como Daniel, el cuñado de la familia que no puede parar de seducir)  y  Silvina Bosco, quizás con una participación más breve -sobre todo en "Comedor"- pero que construye un personaje delicioso y desopilante.

Tres historias para pasar un buen rato con seis comediantes de lujo que permiten jugar y asomarse desde lugares diferentes para una historia muy bien ambientada en la década del '70, con guiños y situaciones divertidas pero que pasado el puntapie inicial no sostiene el mismo nivel de sorpresa.

1 comentario:

Violeta dijo...

Estos espectaculos siguen durante el verano?
Les pregunto ya que estoy arreglando con 4rent argentina para instalarme durante enero, febrero y marzo en un depto en capital con mi primos y me encantaría poder ir a ver muchas de las obras que comentaron aquí.
Sobretodo "Casi normales" que tengo entendido que es un musical para no perderse