domingo, 6 de febrero de 2011

El amor en los tiempos de píldoras

"De amor y otras adicciones" ("Love & other drugs")
de Edward Zwick
con Jake Gylenhaal, Anne Hathaway, Oliver Platt, Hank Azaria, George Segal y Jill Clayburgh


El director Edward Zwick ha dirigido películas épicas/históricas como "El último samurai" con Tom Cruise, "Tiempos de Gloria" con Matthew Broderick y Denzel Washington y el drama épico mezclado con romance como en "Leyendas de pasión" con Brad Pitt y Anthony Hopkins y útimamente "Diamante de Sangre" con Leonardo Di Caprio.

En el caso de "De amor y otras adicciones" seguramente ha tratado de rescatar todo su en series televisivas como "Family" "Treintaypico" y la multipremiada "Once and Again"  o "Te acuerdas de anoche?" con Rob Lowe y Demi Moore.

Y por lo que se puede ver,  Edward Zwick se puede manejar en cualquier terreno con total comodidad, logrando siempre resultados, por lo menos, aceptables.

En este caso, en la comedia romántica "De amor y otras adicciones" nos cuenta como  Jamie (Jake Gyllenhaal), un joven vendedor que tiene como talento incorporado su irresistible encanto con el sexo opuesto, al perder un trabajo vendiendo electrodomésticos, pone a funcionar todos sus encantos y sus habilidades en el complicado mundo de los visitadores médicos. Apenas inicia carrera en este nuevo oficio, Maggie (Anne Hathaway) una joven emprendedora e independiente que padece Parkinson, se cruza en su camino. Y bueno, obviamente, el flechazo será instantáneo.

Basada en un best seller que cuenta la historia real de Jamie Reidy, un vendedor de la empresa farmaceútica que puso a la venta la Viagra y que sacaba a la luz algunas de las prácticas actuales de la diferentes compañías farmacéuticas y su manera de captar mercado, el fim de Zwick no hace ningún tipo de hincapié en lo testimonial.
A pesar de que abre algunas líneas sobre la industria farmacéutica y la relación con los médicos y trata algunos apuntes sobre las enfermedades y disfuncionalidades propias de los '90, finalmente elige limitarse a contar la historia de amor de Jamie y Maggie con todas sus idas y vueltas, sus miedos, sus contradicciones, sus intentos de acercamiento a pesar de las dificultades y su intensa pasión.

Es una pena que el guión trate de abarcar muchos temas sin llegar a profundizar ninguno más que la relación entre los protagonistas y también es una lástima que algunos roles secundarios no queden bien delineados a lo largo de la trama (un desperdicio que dos actores como George Segal y Jill Clayburgh aparezcan solamente una una pequeña escena al principio de la película y que no se les haya podido dar continuidad). Pero el fuerte es indudablemente es la química que establece en pantalla la pareja protagónica.


Anne Hathaway sorprende en un rol muy sexy, jugado y apasionado al que no nos tiene para nada acostumbrados (arrancó con "El diario de una princesa" luego la vimos en "El diablo viste a la moda" "Alicia en el país de las maravillas" como la Reina Blanca, fue Jane Austen en "Becoming Jane"  y  en los dramas "Secreto en la montaña" y por el cual ha sido nominada al Oscar: "Rachel's wedding"). Demuestra una vez más que es tiene un rostro perfecto para la comedia y que también puede animarse al drama lo que la constituye en una de las herederas del trono que van dejaron Julia Roberts, Meg Ryan o antes aún Diane Keaton quienes ya funcionan en otros papeles que el de la heroína romántica.

Su presencia es luminosa y transmite perfectamente todos los tonos de su personaje aún en los momentos donde el tono de comedia gira repentinamente para el drama.
A su lado, Jake Gylenhaal también acierta en su composición de este seductor compulsivo que cae rendido ante Maggie, quien le va permitir que viva experiencias que jamás había sentido con sus otras conquistas.

Una comedia simpática, bien hecha, con una historia interesante que contar con algunos apuntes más comprometidos tratando de abordar algunos temas poco comunes en la comedia americana (como el de la industria farmacéutica o el mal de Parkinson con casos en gente jóven) es un producto digno que cumple con el cometido entretener y contarnos una historia de amor.

Les dejo el link de la canción de títulos de Regina Spektor que es una delicia y es ideal para el tono general del film http://www.youtube.com/watch?v=wigqKfLWjvM

5 comentarios:

Rodrigo Moral dijo...

Tengo un comentario y una duda.
Primero la duda: la foto de cabecera, ¿Es real? Pregunto porque no sólo se ve real, sino que más de una vez he sacado alguna foto a la sala (aunque como siempre llego tarde, porque me queda a unos cuantos kilómetros, bueno, siempre hay gente adelante)

Ahora bien, con respecto a la película, me defraudó no poder tomarla en serio y tener que conformarme con una sencillísima historia romántica muy bien hecha. Todo lo que gira alrededor de la historia de amor es bastante correcto, pero la película parece apuntar a mucho más y, como bien decís, no profundiza en ningún otro aspecto de la historia. Una verdadera lástima (anyway, aclaro que Zwick no es de mis favoritos, aunque siempre sabe hacer las cosas bien... esta no fue la ocasión).
¡Saludos!

Adri dijo...

Me gustó la película, es un historia de amor que logra salirse de los argumentos "tontos" de este género.... Si bien no bucea en profundidad en los temas conexos que trata, nos dá un pantallazo bien definido acerca del negocio ultramillonario y competitivo que desarrollan los laboratorios farmaceúticos y como arrastran consigo a médicos, visitadores y pacientes, cosa que todos sabemos y que queda bien de manifiesto en la peli. El nudo principal de este film es para mi, que "el amor es mas fuerte...." y que cuando te enamorás no importa nada mas que ese amor....
Coincido en que el tema del final es absolutamente delicioso y justo para esta fresca película de amor...

nenufaresefervescentes dijo...

Lo rescatable de la película es el mensaje aún siendo ligera, el tema que aborda como el aceptar una relación con una carga que se hará cada vez mayor, la química sinceramente no la sentí, las actuaciones hicieron posible vivir lo que la enfermedad de Maggie engloba que permitieron que las demostraciones de amor tomaran significado, sin el parkinson hubiera sido una historia sin nada nuevo que ofrecer, hubiera sido ahí sí una cinta mala teniendo en cuenta que tiene varios defectos como la mala comedia imperante, algún personaje que sobraba y asuntos sin resolver. Un abrazo Marcelo.

Mario.

Marcelo Cafferata dijo...

Rodrigo: la foto de la cabecera supongo que es real, pero no la saque yo. Esta buscado en el ancho mundo de internet.

Cuando fui al Festival de Toronto el año pasado, saqué fotos de los inmensos cines donde se producía el festival, pero con cualquier camara comun las fotos salen horribles, no tan lindas como esta.

Marcelo Cafferata dijo...

Coincidimos entonces con Mario y Rodrigo que sin esta pareja la peli no hubiese funcionado.
Ellos aportan esa quimica de la que hablaba. A Gylenhaal se lo ve realmente enamorado de Hathaway y se les cree en las escenas mas "jugadas".

El resto es una comedia de buena factura técnica de verano, nada profundo. Tambien coincidimos en que hay algunos roles secundarios imperdonablemente abandonados y que se esfuerza demasiado por sostener un tono de comedia cuando quizás hubiese crecido en interés si viraba a una comedia-dramática con todas las letras.

El tema supongo que no es sencillo, y para cualquiera que padezca Parkinson puede parecerle que lo tratan demasiado livianamente (incluso el día que ella concurre a la Convencion donde todos lo han superado y se muestran convincentemente felices de vivir con el problema a pesar de todo -la mirada que da el marido de una de las enfermas es sólo un ramalazo que pasa fugazmente-).

Gracias por los comentarios que hacen crecer tanto al blog!