martes, 3 de agosto de 2010

De juguetes, villanos y ogros verdes

Tres films de animación que se han estrenado casi conjuntamente han roto todos los récords de taquilla y han dejado al descubierto la potencia con que este tipo de películas irrumpen en el mercado y lo seductoras que son para los públicos de todas las edades.

Dreamworks trajo "Shrek para siempre" cuarta entrega de las desventuras del ogro verde. Después de una tercera parte de calidad despareja, en esta cuarta y última entrega no lograron dar tampoco en la tecla como lo habían hecho las dos primeras y la fórmula parece reiterarse en la mayoría de los tramos, repitiendo situaciones ya vistas anteriormente.


Por otra parte, los personajes que incorpora en esta parte (como el villano Rumpelstiltskin)  no son tan interesantes ni le dan peso a la historia como para sostener el interés a lo largo de todo el film.
Quizás lo más atractivo haya sido jugar con la historia dentro de sí misma con la idea de "qué hubiese pasado si...?" y es allí donde logra quizás las mejores escenas y pasos de comedia, los cuales no están a cargo ni de Shrek ni de Fiona, ni siquiera de Burro -quien tenia los mejores gags de la primera y segunda parte-, sino que se luce ampliamente un Gato con Botas completamente irreverente.

Si bien no logra el nivel de las anteriores, este último capítulo cerró con un producto digno y fiel al estilo con el que conquistó los mercados, aunque lamentablemente no logró mantener el nivel a través de las diferentes secuelas.

Pixar alcanzó otro punto alto con "Toy Story 3" trayéndonos nuevamente las aventuras de Woody y Buzz, acompañados de los juguetes de siempre y de nuevos personajes (se agregan Barbie, Ken y el malvadísimo Oso Lotso en primer plano).

Ahora Andy ya es más que un adolescente: sus juguetes se encuentran guardados en un baúl en su habitación y al tiempo de tener que mudarse a la Universidad deberá decidir si guardarlos en el altillo o llevar algunos con él, tirarlos o regalarlos. Una confusión hace que una bolsa que había separado para dejar en el altillo termine en la basura... y Woody deberá ir al rescate!.

Como cierre de esta trilogía Pixar demuestra nuevamente su excelencia para construir guiones en donde puede desarrollar diferentes facetas de sus personajes y dotarlos de características inigualables que le dan un sello de personalidad a cada uno de ellos. Sabe combinar perfectamente situaciones de suspenso, mucha acción -genialmente aprovechado en estas situaciones de persecuciones y salvatajes, la tecnología 3D- y donde no faltan el humor (con tintes muy irónicos sobre todo en el personaje de Ken y su dudosa identidad sexual) y la emotividad con que cierran las historias.
Una excelente oportunidad de convalidar la búsqueda de la perfección en cada uno de los productos, manteniendo un nivel de excelencia en el desarrollo de sus historias y de sus personajes y logra lo más importante: que sea un cuento ampliamente disfrutable tanto para los chicos como para los adultos.

"Toy Story 3" cierra brillantemente esta trilogía con un producto altamente creativo, lleno de acción y con momentos de reflexiòn y emotividad acerca de los ciclos vitales, el crecimiento y el dejar atrás la niñez para entrar en el mundo adulto y cómo van cambiando nuestros compañeros de ruta, en este caso, nuestros juguetes más queridos.

Y por último, el estreno de esta semana es "Mi villano favorito" que surge de la unión de Universal Studios con Illumination Entertainment.


La historia nos trae a Gru, un villano que está perdiendo su primer puesto en manos de un nuevo malvado, el jóven Vector y que por lo tanto deberá "revalidar" su puesto tratando de robarse la luna, previo proceso de encogimiento una vez que se apodere del famoso rayo reductor.
Para esto, cuenta con la encomiable ayuda de un ejército de criaturitas amarillas, cada una con su personalidad que son de lo más divertido de la película.
Como subtrama, Gru necesitará adpotar a tres huerfanitas que  se entrometen fácilmente vendiendo galletitas en la mansión de Vector y el guiòn da entonces la posibilidad de mostrarlo en su faceta paternal y analizar con sarcasmo algunas relaciones familiares (sobre todo la de Gru con su madre).

La diferencia que hace que "Mi villano favorito" atrape es que se entrega descaradamente a un humor delirante y gestual. No cabe duda que hay guiños  y referencias circulares / homenajes a su mismo género y en particular a Pixar, la gran productora de animación del momento.
Una de las tras huérfanitas es asombrosamente parecida a Boo (la protagonista de "Monsters Inc."), una persecución aérea y un salto entre aviones "homenajea" a una secuencia de acción de "Up!" y Vector tiene un increible parecido en sus gestos y en el peinado a la diseñadora de modas de "Los Increibles".

También tiene una fuerte mirada Burtoniana de los personajes (los asistentes de Gru se asemejan a los delirantes "Marcianos al ataque" y otros ven a los Oompa-Loompas de "Charlie y la Fábrica de Chocolate" mientras que el adolescente que atiende en el puesto para ganarse un muñeco de peluche en la feria es el alter ego del Sombrero Loco de "Alicia.."), a medida que transcurre el film nos vamos encariñando con ese "diferente" que es Gru así como nos hemos encariñado de freaks como el Joven Manos de Tijera o cualquiera de los amigos imaginarios/reales de "Big Fish/El gran pez".

Sin lograr el vuelo de los productos Pixar, "Mi villano favorito" entretiene muy por sobre la media de Shrek con un humor que deja correr en el desborde y una simpática y excéntrica locura en la construcción de los personajes y las situaciones que atraviesan, algo a lo que Shrek se había animado en sus dos primeras entregas.

Presentadas que fueron las opciones: con cuál se divirtieron más?

2 comentarios:

aliciareloaded dijo...

De las tres solo vi Toy Story 3. Creo que me emocionó mucho más que a mi hija. Terminé llorando... La película es muy atractiva a varios niveles, pero también trata temas más adultos: las pérdidas, el abandono, qué se hace con lo que se quiso, pero ya no se quiere más. Demasiado para mí en este momento :(

Mi hija no quiso ver Shreck. Me dijo que por lo que había escuchado tenía una trama "demasiado cliché" (tiene diez años). Que se la baje cuando haya copia del DVD original.

Ni vimos Mi villano favorito.

Besos

Marcelo Cafferata dijo...

Sabes que tal cual.... Shrek es demasiado cliché y se dan cuenta hasta los chicos de 10 años que son mas inteligentes que nosotros!

"Mi villano favorito" tiene algunos gags desopilantes, es muy loca la propuesta y si te engancha desde el principio se hace sumamente divertida.

Toy Story, insisto, son palabras mayores. Los tipos son unos gigantes de como elaborar un guión que tenga todos los condimentos y que no toque ni un sólo lugar común.
"Que se hace con lo que se quiso en un momento y que fue tan importante pero ahora no se quiere mas, no es funcional, no "sirve""
Guaaaaaaaaaaaaau, flor de tema, Ali.
Menos mal que no conecte tan profundo en ese preciso instante en que la vi.....!