martes, 18 de mayo de 2010

Cinco años de atrás para adelante.... y viceversa

"Los ultimos cinco años"
de Jason Robert Brown
Dirigida por Juan Alvarez Prado
con Germán Tripel y Melania Lenoir 
en Ciudad Cultural Konex

"Los últimos cinco años" nos cuenta la historia de una pareja cuya duración ha sido justamente de cinco años: se conocen, se enamoran, se casan y luego, por diferencias y situaciones que nos irán narrando … se separan. Él es Jamie Wellerstein ( Germán Tripel), un escritor jovencísimo, apasionado con su profesión, quien tiene muchos sueños por cumplir y va evolucionando rápidamente en su carrera.
Ella es Cathy Hyatt (Melania Lenoir), aspirante a actriz, de casting en casting, tratando de dar con algún papel para comenzar su carrera, también en lucha por concretar sus proyectos, pero sin correr la misma suerte que Jamie. Mientras él va logrando afianzarse en un mercado altamente competitivo de la mano de su agente, ella tiene que lidiar permanentemente con la frustración de no conseguir un papel que pueda hacer arrancar su carrera.
Y allí comienza la fractura, quizás ella tenga que comenzar a cambiar algunos de sus proyectos y viajar a otra ciudad para poder hacer un reemplazo para dejar de vivir a la sombra sombra de los triunfos de Jamie.


No es una comedia musical con treinta bailarines, cuadros ostentosos ni coreografías sincronizadas. Es un musical estilo off Broadway, que nos cuenta mediante canciones esta historia de amor -desde los ojos de cada uno de sus  protagonistas-, acompañados de una orquesta en vivo.

He allí entonces las mayores fortalezas pero también algunas debilidades de este musical. Más cercano a las puestas de "Te quiero, sos perfecto, cambiá" o una historia de a dos contada con canciones como la de Nacha Guevara y Manuel Bandera en "No te prometo amor eterno", la propuesta de "Los ultimos cinco años" de destaca principalmente porque su historia está contada de una manera muy original.

Mientras el personaje masculino va contando desde el enamoramiento hasta la ruptura de la pareja, ella comienza a contar la historia desde que se separan hacia atrás, es decir, va en el sentido opuesto, cruzándose a mitad de la historia que es el momento del casamiento.
Es una idea novedosa, la de ver a los personajes fragmentados, hablando de la misma historia pero mientras él está muy enamorado, ella está deconstruyendo la caída de la pareja. Luego ella va creciendo en el espectáculo al verse enamorada de este muchacho que está conociendo mientras él ya está planteando el irreversible final.

Si bien es un planteo ingenioso y una propuesta creativa, es lo mismo que resiente el espectáculo, porque se siente como una falta de conexión en los cuadros musicales entre los personajes.
Germán Tripel y Melania Lenoir explotan y aprovechan los personajes al máximo (ella mucho más durante la segunda mitad, él tiene un brillo propio desde la primer canción), seguros en la dura tarea de conducir toda la historia poniéndoles el cuerpo sólo ellos dos. Logran un trabajo de matices y de interpretación sumamente interesante con canciones en distintos ritmos que les permiten lucirse en diferentes registros.

Pero pasado el entusiasmo inicial de ver la historia contada en tiempos enfrentados, cuesta un poco seguir el ritmo porque algunas canciones se encuentran demasiado forzadas en su traducción al castellano y porque al no existir más que un dúo en la mitad de la historia, estas canciones ofician como monólogos separados donde se confiesan cada uno de los personajes sin terminar de logran una cohesión entre los personajes.

De todos modos, a pesar de los reparos señalados, "Los últimos cinco años" es un musical diferente, interesante en su propuesta y en la puesta de Juan Alvarez Prado, con un muy buen nivel en los rubros técnicos y la total entrega de Tripel y Lenoir en sus criaturas. Y aunque buenos condimientos, no hagan un musical perfecto, vale la pena asomarse al Konex para paladear una propuesta creativa y distinta.

No hay comentarios: