miércoles, 17 de marzo de 2010

Bien, andamos bien..... o te cuento?

"Están todos bien" ("Everybody's fine")
de Kirk Jones
con Robert De Niro, Sam Rockwell, KAte Bekinsale, Drew Barrymore y Melissa Leo

Frank (Robert De Niro) ha quedado viudo recientemente. Está tratando de reorganizar su vida y para él, tras su viudez y su jubilación, lo más importante son sus hijos.
Es por ello que para un encuentro programado en su casa con toda su familia, se ha dedicado a prepararlo con muchísimo detalle, pero finalmente ninguno de sus hijos puede asistir por diversas razones. Y aunque Frank se encuentra delicado de salud, decide emprender un viaje especial, a la  búsqueda de cada uno de ellos, para visitarlos en distintas ciudades de los Estados Unidos, atravesando casi todo el país.
"Stanno tutti bene", el film de 1990 de Giuseppe Tornatore, sirve de punto de partida para esta remake hollywoodense, dirigida por Kirk Jones, director de "El divino Ned" y "Nanny Mc. Phee" y es casi imposible no referir a este clásico italiano con Marcello Mastroianni en el que se basa esta película.



A pesar de la excelencia del original, la tarea de Jones como director, sale airosa porque logra imprimirle dinamismo al relato que gana en interés a medida que vamos develando cada una de las vidas de los hijos de Frank.
Para él siguen siendo sus niños, pero obviamente han crecido y cada uno tiene distintos problemas y viscicitudes aunque ante la llegada sorpresiva de su padre, intentarán aparentar llevar la vida que él siempre soñó para cada uno de ellos, y fingirán una realidad diferente a la que viven, a fin de no preocuparlo y hacer que se sienta orgulloso de ellos.
Las dificultades de comunicación, el ocultamiento de lo doloroso para que el padre no sufra, la vida vivida con el peso de lo que el padre hubiese esperado una cosa diferente para ellos, la aceptación de las elecciones de los hijos, son algunos de los temas que van saliendo a la luz en un guión que básicamente habla de los vinculos entre padres e hijos.
El excelente trabajo de Robert de Niro  se completa con el de sus hijos a cargo de Sam Rockwell (el amante de la música), Drew Barrymore (la bailarina que fue a probar suerte a Los Angeles) y Kate Berkinsale (la ejecutiva exitosa económicamente), sobresaliendo sobre todo el de Barrymore, cada vez más madura como actriz y aquellas escenas donde Frank aún los recuerda como niños, mientras que ellos siendo niños le contestan como adultos están muy bien logradas y son algunos de los momentos más interesantes del guión.

Con buenas actuaciones y un timing perfecto mezclando comedia y drama "Están todos bien" es una digna remake de su orginal italiano con un De Niro brillante y conmovedor y "A veces para descubrir la verdad, hay que salir a buscarla" como reza el afiche.

No hay comentarios: