viernes, 26 de febrero de 2010

Especies en Extincion: cines de Barrio


Naci en Floresta por ende, muchas salidas durante los fines de semana fueron en Flores, el barrio más cercano y francamente desarrollado para la época. Y siempre, desde muy pero muy chico, me deslumbró el cine.

Quisieron las vueltas de la vida -o mejor dicho, un divorcio- que ahora esté viviendo justamente en Flores, muy cerca de todos esos cines que visitaba tan frecuentemente durante mi niñez y mi adolescencia... y vinieron al recuerdo todas estas imágenes, mientras paseábamos por la zona, la semana pasada, con mis hijos.

El "Pueyrredón" era puro lujo: una copia para el barrio del esplendoroso cine-teatro Opera en plena calle Corrientes. Cuando se apagaban las luces, mirábamos el techo porque unas lamparitas lejanas nos hacían creer que había cine bajo las estrellas y se reflejaban centellando en el borde plateado de cada butaca. Se coronaba todo esto con la alfombra roja, entrando a la sala, que le daba un toque glamoroso y particular.

Recuerdo haber visto ahí muchísimas películas españolas y francesas, pero cuando lo visité por última vez, ya dejando definitivamente la adolescencia, Marlon Brando y Maria Schneider se amaban locamente en "Ultimo Tango en París" .

Cruzando la avenida Rivadavia, el "Rivera Indarte" es el único cine en el barrio que ha quedado en pie. De las entrañas del imponente super pullman que se llenaba los domingos a la tarde, nacieron varias salas más pequeñas que siguen luchando contra la desaparición total del cine de barrio.

Una playa de estacionamiento ocupa hoy el lugar del cine "Coliseo" que en un intento de salvataje fue dividido en dos salas, que se rindieron bajo los influjos del rentable Parking.
La pantalla donde antes se proyectaban las aventuras de James Bond que bien podía ser Sean Connery o Roger Moore y las andanzas de Harrison Ford jugando a ser Indiana Jones buscando el arca perdida, hoy quedó eclipsada por carteles que nos avisan que las cocheras de pagan del 1 al 5 de cada mes y que por norma municipal, se aceptan tanto bicicletas como 4 x 4 y se que fracciona cada diez minutos.

El imbatible combo "San Martín/San José de Flores" será recordado como las mansiones dedicadas a pasar un sinfin de películas clase "B" todas las semanas. Hoy uno es la sucursal de un banco y el otro una iglesia para fieles oradores de alguna religión surgida en los gloriosos '90, pero el "San Martín" quedará en el recuerdo como el templo donde los cowboys se batían a duelo en continuado y los monstruos peores logrados de la historia, se daban cita semana por medio.

Si algo extraño del cine "Flores", hoy sucursal de una cadena de música, computación y aledaños, es que mientras esperábamos la segunda película, jugabamos con las publicidades que colgaban de un telón enorme, buscando palabras hasta que se volviera a apagar la luz. Los Superagentes, las comedias setentosas de Carlitos Balá y Palito Ortega o los dibujos animados de García Ferré se veían siempre en el cine "Flores", donde durante las vacaciones de invierno, la fila daba casi la vuelta a la manzana.
Combinando desde mi casa dos colectivos, llegaba al final de la calle Carabobo, al cine "Continental" . En plena escuela secundaria, esta sala gentil, servicial, "gauchita", nos dejaba asomarnos al mundo reservado para los adultos, aún cuando no habíamos cumplido todavía los 18. El negro Olmedo y el gordo Porcel, Moria y Susana, hacían un monumento de la cultura popular... y disfrutábamos de sus películas que tenían el sabor de lo prohibido.

Nadie pensaría obviamente, que serían vistas libremente, años más tarde, en los canales de aire, demostrando que lo transgresor para aquel momento hoy es terriblemente naif, rayando lo infantil.

Un poquito más alejado -creo que hoy es refugio para que toquen algunas bandas de Rock- estaba el cine "Fénix", tan lujoso como el "Pueyrredón" , pero en minuatura. Ahí fue donde mi tia me hizo ver como tres veces "La Novicia Rebelde" con una Julie Andrews jovencísima, criando a los hijos de Von Trapp y correteando por los Alpes.




Ya en Floresta, estaba el "Gran Rivadavia" que funcionó hasta hace tan sólo cinco años.
Era mi refugio obligado de casi todos los fines de semana para ver dos películas y comerse un pancho entre una y otra.
Sin saber que estaba viendo joyas del cine, pude asomarme a "Alien" de Ridley Scott con Sigourney Weaver y el conocido bicho explotando desde la panza de un tripulante, "El Francotirador" con Robert de Niro, Meryl Streep y Christopher Walken, todos ellos prácticamente iniciando sus carreras, "Bananas" y "Annie Hall" de mi entrañablemente amado Woody Allen, Roman Polansky y su "El bebé de Rosemary" o "El Padrino" super-clásico de Coppolla.

Mis piecitos bailaron al ritmo de "Footlose" , "Fama" y "Flashdance", vi como tres cuarto de cine lloraba a moco tendido con "La última nieve de Primavera" sin que yo pudiese entender exactamente lo que pasaba y salté estrepitosamente de la butaca cuando una mano sale de la tumba inesperadamente y Sissy Spacek se muere de miedo en "Carrie".

Ojalá las nuevas generaciones pudiesen entender lo que se vivía en el cine de barrio, hoy olvidado entre tanto ticket electrónico, pochoclo a granel -que vino a superar el inefable maní con chocolate que nos vendía el caramelero- e incontables multisalas con sonido dolby stereo y toda la tecnología a cuestas ... pero lejos, terriblemente lejos, de la calidez de estos cines de barrio que envolvieron nuestra infancia.

domingo, 14 de febrero de 2010

Peter Jackson nos transporta a un cielo muy new age

"Desde mi cielo" ("The lovely bones")
de Peter Jackson
con Susan Sarandon, Rachel Weisz, Stanley Tucci, Mark Walberg y Saoirse Ronan
basada en la novela de Alice Sebold

Susie (Saoirse Ronan, nominada al Oscar por "Expiación, deseo y pecado") es una chica de 14 años que ha sido brutalmente asesinada.

La totalidad del film es contado a través de su voz, de sus ojos, de sus vivencias y de su espíritu. En su tránsito hacia su cielo, ella es un alma que todavía no ha partido y puede ver a todos los miembros de su familia intentando superar el trauma de su muerte. Una familia que entre todo este dolor, tratará de encontrar la verdad sobre la identidad de su asesino.
Y lo narrará todo, justamente, desde su cielo.

Peter Jackson, después de haber dirigido la impresionante saga y trilogía de "El señor de los anillos" y la superproducción que significó una nueva remake de "King Kong" apuesta ahora a un drama familiar, mucho más cercano a una de sus primeras películas, la excelente "Criaturas Celestiales" en donde Kate Winslet daba sus primeros pasos (sobre el brutal asesinato que cometían dos adolescentes a los padres de una de ellas).

Lamentablemente, Jackson, en este caso, no logra despegarse del nuevo rótulo de director de superproducciones y abusa en "Desde mi cielo" de las escenas donde la protagonista vive en su mundo onírico y de fantasía.
Sin duda las escenas del cielo tienen una belleza visual notable, pero fragmentan demasiado el relato de esta familia que desea recomponerse y encontrar justicia, entrecortando la tensión que genera la búsqueda de la verdad en la historia.
El punto fuerte son las actuaciones de todo el elenco en general, compactas y sin fisuras: Rachel Weisz y Mark Walberg como los padres y Saoirse Ronan en el protagónico logran trabajos intensos e interesantes, pero en particular Susan Sarandon como la abuela de la protagonista, deslumbra cada vez que aparece en la pantalla con un trabajo pequeño pero lleno de matices.
Stanley Tucci dota al vecino de la familia, con un registro totalmente diferente al de sus actuaciones como comediante ("Big Night" o como el marido de Meryl Streep en "Julie & Julia") y logra una actuación destacable que le ha valido una nominación al Oscar como mejor actor de reparto.



Navegando entre el drama de una familia devastada por una muerte violenta y prematura -que es el vehículo para tratar temas fuertes como la pedofilia y los abusos de menores- y el relato fantástico de un espíritu inocente tratando de encontrar su propio lugar en el más allá, la película no logra finalmente afirmarse en ninguno de los dos terrenos.
Las imágenes estéticamente bellas que ilustran la vida en el más allá de este espíritu que se resiste a partir se contraponen con la violencia de un asesinato que termina resolviéndose de una manera sumamente absurda, completamente alejada del tono que se venía imprimiendo al relato.
De todos modos, interesante, "Desde mi cielo" no es de lo más alto en la filmografía de Jackson aunque tiene valores suficientes como para no pasar desapercibida entre los estrenos de la semana.

sábado, 6 de febrero de 2010

Una preciosa joya del cine independiente

"Preciosa - Precious" basada en la novela PUSH de
de Lee Daniels
con Gabourey Sidibe , Mo'Nique, Mariah Carey, Paula Patton y Lenny Kravitz

Cada tanto, cada vez más esporádicamente, aparece una de estas películas que nos dejan sin aliento.
Sin efectos especiales, sin grandes estrellas en pantalla, sin siquiera un guión completamente innovador, pero narrada con tanta franqueza y reflejando la realidad con un cristal tan claro, que no hay forma de poder recorrer "Precious" sin tener un nudo en la garganta y el pecho oprimido.

Claireece Precious Jones es negra, hiperobesa, casi analfabeta, a sus 16 años ya está embarazada por segunda vez y está punto de ser expulsada de su colegio, donde es absolutamente discriminada por profesores y compañeros de clase.
Como dato adicional, el padre de sus hijos es su propio padre, quien ha abusado de ella desde que tiene uso de razón.
Vive en Harlem, sola con su madre violenta y descalificadora -su padre está completamente ausente- y  Precious es más su sirvienta que su hija, en una relación de sometimiento y violencia mostrada con una crudeza singular y destilando una violencia que shockea.

Y cuando parezca que ya todos los datos de Precious han sido mostrados, que el infierno en el que vive no puede ser peor, el guión comienza a desplegar datos de su primer hijo y de otros integrantes de su familia.
Si creemos que en este punto, nuestra "heroína" ya ha pasado por todo, estaremos nuevamente equivocados, el destino tiene más malas noticias para Precious...

Sin embargo, a esta altura de las circunstancias, ella ya ha sido derivada a un centro educativo para casos especiales en donde se vincula con personas que han llegado a su vida para ayudarla a transitar un camino de redención, para  reconstruir su dignidad. Para gestar un cambio.
En contacto con esta segunda oportunidad de ser madre, ayudada por su profesora (excelente Paula Patton), una trabajadora social y un enfermero, Precious quiere y necesita hacer una diferencia. Comenzar  a escribir una nueva historia.


Si bien todos los elementos del film lo convierten en la gran película independiente del año, las actuaciones de la debutante Gabourey Sidibe -sin experiencia previa en la actuación- como Preciuos y más aún la de Mo'Nique en el rol de su madre (por el cual ha ganado ya el Globo de Oro a la mejor actriz de reparto) son soberbias.
La fatalidad y la sordidez reinantes en la vida de Precious se interrumpen en algunos momentos con escenas oníricas, en las que ella sueña con ser una estrella, tener un novio apuesto, deseada por los hombres, ser elegante... en las que el director Lee Daniels aprovecha a construir un juego contrastante, arriesgado y creativo y con el que la película sigue ganando en crecimiento. 
Aunque de una dureza no muy fácil de transitar, "Precious" se transforma en una película indispensable, una de las más interesantes y talentosas de este año.

jueves, 4 de febrero de 2010

Fiebre de Coca en el Malba

"Carne sobre Carne"
dirección y guión de Diego Curubeto
en el Malba, los jueves a las 22.00 y los sábados a las 23,55


¿Qué puede decirse de Isabel "la Coca" Sarli que no haya sido dicho? Poco y nada.
Pero sobre este documental de Diego Curubeto que se construye como un homenaje a la obra de la Sarli junto a Armando Bó, puede decirse mucho.
O mejor dicho, recomendarlo entusiastamente, porque no solamente nos cuenta con lujo de detalles anécdotas de la filmografía de la Soft-porn diva nacional sino que para los que amamos el cine, pinta de cuerpo entero la locura pasional que Armando Bó tenía por el cine, por el espíritu transgresor que animó su cine y por integrarlo a un plano internacional.

Con escenas borradas, tomas alternativas, fragmentos de trailers de películas de la Coca, versiones dobles que se filmaban para Argentina y para el exterior, podemos disfrutar en este documental de las situaciones más hilarantes y bizarras a las que Bo haya "sometido" a Sarli en busca de un lenguaje cinematográfico distintivo y propio. 
Abordando temas de los que incluso hoy el cine sigue tratando demasiado tangencialmente, veinte o treinta años atrás esta dupla los aborda con total libertad, tratando de burlar a la censura y conquistando mercados impensados en ese momento para el cine nacional.

Violaciones grupales a la pobre Coca,  padre e hijo la comparten en "La mujer de mi padre", hay lesbianismo, drag queens, lucha en el barro, zoofilia, mayordomos gays que han sido perseguidos por la censura. Coca es ninfómana, burrerita, diosa hindú, se exicita con los caballos, se ducha y se baña en cada rinconcito que encuentra... nos regala una catarata de situaciones de lo más "fronterizas" e inolvidables del cine local.


La censura, la fiebre por conquistar otros mercados, anécdotas de filmación contadas por los mismos protagonistas (es hilarante cuando ella dice que como Bó vio que había tenido tanto suceso "El bebé de Rosemary" entonces se decide a filmar "Embrujada" donde ella queda embarazada al ser violada por el Pombero, diablillo paraguayo) y por los técnicos de sus films, arman un deleite para quien quiera disfrutar de  las andanzas de un dúo que supongo, sabía, en ese momento que con su talento -hoy tan kitsch- estaba revolucionando, a su modo, la historia del cine nacional.

Todo este material de archivo está intercalado con reportajes a la Sarli (dos actuales y uno con ella muy jovencita en la TV australiana) donde lo que impresiona es el tremendo contraste entre la insaciable fogosa ninfómana de las películas y la mujer sencilla y tímida que ella es en la vida real, aunque todos los comentarios coinciden en que es una mujer de carácter fuertes y de armas tomar.
Las anécdotas de filmación contadas de su propia boca son sencillamente deliciosas y nos transportan a la quimera de hacer cine contra todos los pronósticos. La Coca doblada al portugúes, al inglés, subtitulada en chino (o japonés?), la calle Lavalle atestada de gente ante cada uno de sus estrenos -y ella custodiada por policías para poder salir de la sala-,  la lucha de Bó contra la censura, de su amor por el cine y de su pasión por el hombre que la amó como mujer y que la hizo una mega-star. Y como bonus track, nos pasea por la lolas más bañadas, frotadas y "amasadas" del mundo entero en la pantalla grande.

martes, 2 de febrero de 2010

Educando a Carey

"Enseñanza de Vida" ("An Education")
de Lone Scherfig
con Carey Mullingan, Peter Sarsgaard, Alfred Molina, Olivia Williams, Emma Thompson y Sally Hawkins


Una jóven de 16 años (Carey Mulligan), vive en los suburbios londinenses dentro de los lineamientos de una familia tradicional y algo rígida. Casi accidentalmente conoce al Sr. Brit (Peter Sarsgaard) quien, a pesar de la notable diferencia de edad, comenzará a seducirla con cenas elegantes, clubs y viajes -incluido una visita a Paris, con su grupo de amigos-. Obviamente Jenny dudará en su firme objetivo de ingresar a Oxford o si dejarse llevar por esta nueva vida que descubre de la mano de su enigmático enamorado.

Lone Scherfig, la directora de "Italiano para principiantes" logra una exacta pintura de época ayudándose de rubros técnicos de muchísima calidad (vestuario, fotografía, banda de sonido) y un guión del talentoso  Nick Hornby ("Un gran chico" "Alta fidelidad") donde se resalta de una forma sutil, la importancia en sostener ciertos valores que diferenciaban las clases sociales del Londres de los '60.

Pero la figura excluyente y absoluta es Carey Mulligan, que maneja con enorme talento un papel protagónico para nada fácil, con múltiples aristas.
Desde la adolescente sobresaliente en su estudio, alumna modelo en el colegio, pasando por la explosión adolescente de lo nuevo y un despliegue de seducción hasta transformarse casi en una lolita parisina.

El resto del reparto acompaña sobresalientemente en papeles pequeños pero interesantes como los de Emma Thompson (la directora del colegio), Olivia Williams (brillante en la profesora que aconseja y acompaña a Jenny en esta transformación de niña a mujer, de abrirse a estas nuevas experiencias), Alfred Molina como su padre y Rosemund Pike como la amiga compinche que Jenny encuentra en su "nuevo mundo".  El otro rol protagónico está a cargo de Peter Sarsgaard  ("Plan de Vuelo", "Kinsey", "Soldado Anónimo") quien acierta en rodear a su personaje con el halo de enigma que necesita el desarrollo de la trama, pero que no logra transmitir la pasión a la que se entrega mostrándolo algo distante en escenas claves del film.

Sin duda gracias a todo este elenco, "Enseñanza de Vida"  logra conformar una historia diferente de la típica coming-of-age-movie americana, donde la transformación de la protagonista va mucho más allá de un simple romance sino la complicada elección ante todo un nuevo mundo que se abre ante sus ojos. 
Y como plus, las tomas de París están deliciosas!