domingo, 30 de agosto de 2009

Una más de despedida de solteros y van...

"Qué paso ayer?" ("The Hangover")
de Todd Phillips con Bradley Cooper y Ed Helms

Hay una nueva corriente en la comedia americana, como esas comedias que produce-dirige dirige Judd Apatow, con una mezcla de humor inteligente, cierto humor escatológico, comedia romántica y otros condimentos como "Supercool" "Ligeramente Embarazada" "Forgetting Sarah Marshall" y otras de su factoría.

De todos modos, prefiero aún más esa nueva ola de comedia americana como la de Sacha Baron Cohen con "BORAT" (que ahora tiene un nuevo título en su haber "BRUNO" totalmente zafado e impresionantemente divertido) a la que adscribo totalmente, un humor irreverentemente inteligente con crítica al sistema -burlándose de los temas que los americanos odian encarar - y otros complementos que lo hacen muy interesante.

Asi venía presentada "Qué pasó ayer?" ("La Resaca" en su título original que le viene mucho mejor...), como una comedia que no solamente batió records en Estados Unidos sino que comenzaba a perfilarse como el estilo de la nueva comedia americana que se viene imponiendo. Lamento desilusionarlos si es que esperaban que apareciera algo nuevo en este género: todo lo contrario.


Se repite la vieja receta de película con despedida de solteros desenfrenada y ahora por obra de una confusión con unas pastillas que tiene uno de los protagonistas, nadie logrará recordar lo que pasó esa noche: cuando se despiertan lo primero que pasa es que perdieron al amigo que se casa al día siguiente. Encuentran en cambio la habitación caóticamente desordenada, a uno de los protagonistas le falta un diente, aparece un bebé en un placard, hay una gallina dando vueltas por un cuarto de hotel de Las Vegas cinco estrellas, un colchón clavado en un adorno del hotel en la terraza y hasta un tigre en el baño -que luego se sabrá que es propiedad de Mike Tyson-!.
Con estos elementos, la película pintaba para el delirio.
Sin embargo, es una sucesión como de "sketches" pegados al estilo collage -sin una mayor coherencia interna-, y si bien tiene algunas cosas simpáticas, para mi gusto, le falta muchísimo para provocar la carcajada que quedó en el camino.

Otra vez será...

jueves, 27 de agosto de 2009

La necesidad tiene cara de hereje

"Zack y Miri hacen una porno"
de Kevin Smith con Seth Rogen y Elizabeth Banks

Kevin Smith revolucionó hace unos cuantos años el cine independiente americano con "Clerks" y siempre tuvo un sesgo de atrevimiento en su cine, desde sus temáticas hasta su particular enfoque.

Ahora en "Zack y Miri hacen una porno" vuelve al humor y a la comedia romántica contando la historia de estos dos protagonistas que como no tienen un peso partido al medio para solventar los gastos del departamento que comparten, tiene la feliz ocurrencia de armar un casting y ponerse a filmar cine porno, fuente de rentabilidad casi instantánea.

Y en este mix de comedia y romande, Smith tiene sus mayores aciertos pero también muchos desniveles. Aciertos porque los protagonistas están todos muy bien en sus papeles, porque le sale genial esto de abordar desde el humor y parodiar las películas porno de muy bajo presupuesto (con escenas que remiten a "Rebobinados" de Michel Gondry que son sin duda lo más divertido de la película) y a pesar de rayar en un humor un poco escatológico, consigue divertir inteligentemente.

Y las falencias vienen porque se queda varado, como a dos aguas entre el humor bizarro y la pretendida comedia romántica. Sobre todo en esta última, cae en algunos clichés del género que le hacen perder vuelo, registro con el que sin embargo había logrado destacarse en "Chasing Amy - la otra cara del amor" con Ben Aflleck y Jason Lee.

Bizarra, rara, indefinible y con momentos sumamente divertidos, se disfruta perfectamente en DVD. Esta vez a Kevin Smith, el cine le queda un poco grande.

martes, 18 de agosto de 2009

Tengo el corazón con agujeritos...

"Corazón Idiota"
un espectáculo de Ana Frenkel y Carlos Casella ("El Descueve") con Carla Peterson y Griselda Siciliani


"Corazón idiota" no responde básicamente, a ningún encasillamiento clásico: ni en su concepción, ni en lo argumental y menos aún en cuanto a su definición: es teatro, es musical, es danza...

La anécdota principal, eje del espectáculo, es las aventuras y desventuras amorosas de las dos protagonistas, en un universo entre onírico y real, completamente atemporal y sin mayores referencias. Ese será el disparador y la excusa para desplegar canciones, coreografías, situaciones con mucho humor, otras cargadas de ironía y un compendio de situaciones bastante disparatadas. Un cocktail totalmente a la medida de Peterson y Siciliani, que logan sacarle el mayor provecho a la propuesta y demostrar todo lo que son capaces de entregar en escena.

Las sensaciones, terminado el espectáculo, son encontradas. Queda sobrevolando un espíritu libre que atravesó toda la obra, un espectáculo que no responde a rótulos y tiene una potencia creativa particular, que asombra -sobre todo a aquellos que se acerquen por primera vez al universo del grupo "El descueve" - y sale completamente de lo común.
Puede gustar más o menos según el interés de cada uno y la permeabilidad a la propuesta, pero lo innegable es el enorme talento y la ductilidad que tienen Carla Peterson (de mayor lucimiento en lo actoral) y Griselda Siciliani (de mayor lucimiento en lo musical -danza y canciones- al estilo de sus inicios en las geniales "Las Modositas", previo a su popularidad en la televisión) y la fuerte entrega al juego de estas dos mujeres al borde de un ataque de nervios.

Fundamentalmente diferente y arriesgada, dos vampiresas con el corazón partido.

domingo, 16 de agosto de 2009

Yo no se que me han hecho tus ojos...


"El secreto de sus ojos"
de Juan José Campanella con Ricardo Darín, Soledad Villamil, Pablo Rago y Guillermo Francella

Sin dudas Campanella junto con Pablo Trapero, Adrián Caetano, Daniel Burman y el fallecido Bielinsky, entre otros, es de esos directores argentinos cuyas películas uno está esperando ver.
Mezcla exacta entre lo que la crítica y el público esperan, Campanella sabe llegar a que su cine comercial no se desmerezca en calidad, logrando películas interesantísimas sin que sean de ese cine arte inentendible que manejan Lucrecia Martel o Lisando Alonso.

Si bien sus títulos anteriores como "El mismo amor, la misma lluvia" "El hijo de la novia" o "Luna de Avellaneda" lograron posicionarlo en el mercado y reafirmarlo como un gran director, con "El Secreto de sus Ojos" ha logrado contar una historia ambiciosa desde lo formal y muy sólida desde varios aspectos: con la excusa de ver qué es lo que sucedió en una causa judicial que fue archivada en el año '74 -sobre una violación seguida de muerte-, el guión nos arrastra desde la intriga policial hasta una pintura de una época sumamente particular de nuestro país -fines del gobierno de Isabel Perón e inicio de la dictadura militar-, atravesado por una historia de amor que se narrará a lo largo de 25 años.
Y el mayor mérito es que la historia crece en tensión a lo largo de la película y es también, en gran parte, gracias al trabajo minucioso de los personajes protagónicos y secundarios que irán condimentando la historia, enriqueciéndola y haciéndola crecer.
El elenco que conduce con mano firme Campanella es inmejorable, donde cada línea del guión (adaptado de una novela de Eduardo Sacheri "La pregunta de sus ojos") parece haber sido escrita para cada uno de los actores. Que Ricardo Darín se luzca en su papel ya no es novedad para nadie, Soledad Villamil suma además su bellísima presencia y en papeles de reparto aparecen un interesante Pablo Rago, un impecable Mario Alarcón en su papel de Juez y José Luis Gioia como inspector de policía.
Pero la gran sorpresa entre las actuaciones es Guillermo Francella, completamente alejado de lo que uno acostumbra ver, dota a ese personaje de empleado del juzgado (con algunos puntos en común a esos grises empleados de "La Tregua" de Renán) de un color especial y logra algunos de los mejores momentos de la película en complicidad con Darín.
Suspenso, film noir, romance, política, humor: Campanella los mezcla en dosis exactas para que "El Secreto de sus ojos" sea un gran película, de esas que uno sale del cine y las imágenes quedan flotando mucho tiempo más allá de terminada la proyección. Y flota la pasión: la pasión del buen cine.

lunes, 3 de agosto de 2009

Ella está sola y espera...


"Invenciones" sobre textos de Silvina Ocampo
con Marilu Marini
dirigida por Alejandro Maci

Ella espera. Espera que Julio, su amor, llegue.
Y mientras Julio no llega, ella desgrana pensamientos, cuenta historias, muta permanentemente en distintas criaturas, inventa personajes como un juego.

Los textos en los que ella se desdobla pertenecen al universo intensamente particular de Silvina Ocampo, para mí, casi desconocido. Le pone el cuerpo a estos textos personalísimos, raros, íntimos, dolorosos y divertidos, Marilú MarinI: una actriz genial, llena de talento y sutileza en su voz y su gestualidad para recorrer la piel de las distintas criaturas.
Después de "Incrustaciones", Marini vuelva a presentarse en Buenos Aires, ahora bajo la dirección de Alejandro Maci. La puesta, el vestuario, la escenografía, ayudan a transportarnos al universo Ocampo, de la mano irreductible de Marini, que no para de sacar ases de la manga, para mantenernos atornillados a la butaca en 80 minutos por los que nos invita a pasar por todas las sensaciones.

La inquitante fuerza de los textos le brinda a Marilu Marini el material perfecto para que se luzca de principio a fin. Y queda flotando en el aire, la poesía y la dulce ironía de Silvina Ocampo para reencontrarla en alguna de sus obras. Enfrente del teatro, Corrientes está llena de librerías...