miércoles, 15 de julio de 2009

Críticos enamorados de Chabrol


Ayer fui a ver "Bellamy", la ultima de Chabrol. Tiene olor a naftalina desde que empieza: una película que atrasa el reloj en su manera de presentar los personajes, la historia y su manera de filmarla, por lo menos, 25 años (claro ejemplo: personaje hablando a la cámara tres cuartos perfil mientras el otro está parado detrás de él: ¿qué manera de dialogar es esa?). Pero esto sería lo de menos... porque el cine no tiene porqué tener una dinámica de videoclip, ni cierta velocidad, ni ninguna manera de filmar en particular.

La gran pregunta que flotó en mi cabeza durante los extensísimos 110 minutos de la peli fue "Porqué la crítica sólo por ser de Chabrol y porque trabaja Depardieu la tiene que poner en un pedestal?"

No hay ni una mínima referencia a la lentitud y pesadez del planteo, a lo inconclusas que quedan algunas situaciones, a lo risueño de algunos diálogos muy poco trabajados a los que algunos críticos compensaron con "irresistible tratado psicológico".

Parezco entonces de otro planeta. O andaré por la vida munido de otro diccionario porque a mi la película me resultó anacrónica, aburrida y con un Depardieu que no aporta nada nuevo a su extensísima carrera (que actúa bien ya lo sabemos todos...!).

Asi como en su momento tanta crítica se enamoró del cine iraní así filmaran los planos de una estepa durante tres horas sin diálogos, o han hablado maravillas del cine independiente nacional (Lisandro Alonso, por ejemplo) sin que se entienda un ápice de lo que intenta decir la película, esta vez fue el enamoramiento por Chabrol lo que volvió a tomarme por sorpresa. Eso me pasa por leer a los críticos, o lo que es peor, tomarme en serio todo lo que dicen....

No hay comentarios: