sábado, 26 de diciembre de 2009

Estrellita(s) mia(s)

"Mis estrellas y yo" ("Mes stars et moi")
de Laetitia Colombani
con Kad Merad, Cathérine Deneuve, Emmanuelle Béart, Maria de Medeiros y Mélanie Bernier


Kad Merad (el protagonista de "Bienvenidos al país de la locura" estrenada recientemente) es ahora Robert, el encargado de limpieza de una agencia de representantes de artistas. Y realizando la limpieza de las oficinas, tendrá la oportunidad de revisar agendas, robar entradas a premières, obtener números de teléfono y otros datos de las estrellas con las que está completamente obsesionado. A punto tal de intrometerse en sus vidas privadas en vez de resolver la suya propia: su mala relación con su hija adolescente y el complicado vínculo con su ex-mujer.

Estas actrices que son objeto de su obsesión son nada menos que Catherine Deneuve y Emmanuel Bèart, dos megastars en la vida real, que hacen prácticamente de ellas mismas. Se suma, completando el trío, la joven Mélanie Bernier -representando así un abanico de tres generaciones en la actuación-.
Y cuando las tres se enteren de las cosas que les ha hecho Robert, unirán fuerzas para ejecutar un plan de venganza y ahí se iniciará la comedia de enredos.



Pero pese a las buenas atuaciones, la extremada liviandad del argumento y el tono general con el que la directora elige contar la historia, la hace parecerse más a una comedia para el horario central de la televisión que a un producto cinematográfico -reconociendo que la gran mayoría de las sitcoms tienen líneas de diálogos sumamente más ingeniosas que las que se escuchan en esta película-.
Hay situaciones resueltas demasiado ingenuamente, otras prácticamente sin desarrollo, hay gags que no terminan de producir el efecto esperado y superado el planteo incial, la comedia empieza a empantanarse, siempre dejándose ver con una sonrisa, pero sin crecer nunca en interés para el espectador.

El brillo de Deneuve que ilumina la pantalla en cada escena en la que aparece, la indudable plasticidad de Merad para la comedia y la belleza post-botox de Béart se conjugan para sacar a flote este producto simpático, que de no contarlos en su elenco, hubiese pasado seguramente sin pena ni gloria directamente al DVD.

martes, 8 de diciembre de 2009

Llueve sobre mojado


"Hablame de la lluvia" ("Parle-moi de la pluie")
de Agnes Jàoui
con Jean Pierre Bacri, Jamel Debbouzze y Agnes Jàoui

Agatha regresa a su casa natal para ordenar con su hermana las pertenencias de su madre recientemente fallecida. El hijo de su ama de llaves argelina, en combinación con un director de documentales en decadencia, le proponen filmar un documental sobre ella misma, enfocado concretamente en su actual voluntad de ejercer un fuerte activismo político dentro del movimiento feminista.

Esta idea, en apariencia simple, le sirve nuevamente a Jàoui (la directora de "El gusto de los otros" y de la notable "Como una imágen") para volver a tocar temas relativos a la clase media-alta francesa -o a los problemas de clases en general- y en este caso profundizará particularmente en las relaciones familiares teñidas por el regreso al hogar, al lugar de orígen. Agatha vuelve a su casa familiar tras un camino recorrido, regresa al pueblo del que se distancia desde diversas diferencias, tanto sociales como culturales.

Y como es ya el estilo elegido por esta directora francesa, con pocas líneas de diálogo, ya  los personajes quedan presentados con certeza, destripados y desnudos para que el espectador se encariñe con ellos fácilmente. Y en más de una oportunidad se sienta identificado.

Todo esto, Jàoui lo realiza con una sutileza y una inteligencia que a veces no es fácil encontrar en el terreno de la comedia. Y su mayor mérito es que elige un tono totalmente carente de subrayados o trazos gruesos. Expone a sus personajes sin juzgarlos y se permite mezclar en ese juego, los típicos problemas de competencia entre las hermanas, con la crisis de pareja, las diferencias entre nativos e inmigrantes, las herencias familiares...

Realmente es un placer volver a encontrarse con un cine inteligente, reflexivo sin perder por eso de vista el entretenimiento, sin autoimpostarse para hablar de algunos temas.  El elenco, con deliciosos trabajos de la misma Jaoui y del notable Jean-Pierre Bacri, completan estre estreno de la semana totalmente disfrutable.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Houston, los guionistas estamos en problemas....

"Planet 51"
de Javier Abad, Jorge Blanco y Marcos Martinez
en el original con las voces de Dwayne Johnson, Jessica Biel, Justin Long, Gary Oldman y John Cleese.


El Capitán Charles "Chuck" Baker, astronauta de la NASA, aterriza en Planet 51 pensando que ha sido el primero en llegar. Para su sorpresa, descubre que está habitado por unas personas verdes con antenas, que viven en un mundo impresionantemente similar a los Estados Unidos más candidos, los de los años 50. Con la ayuda de un simpático adolescente y otros habitantes, Chuck intentará esquivar al ejército antialienígena local y volver sano y salvo a su nave espacial.

La primer idea que plantea "Planet 51" es sumamente ingeniosa: el hecho de que el astronauta/humano sea el "Alien" del que habla todo el mundo...  Si se hubiese explotado esta idea de habitantes verdes (que serían "aliens" para nosotros) vs. humanos (que serían "aliens" para ellos), la película hubiese rendido más frutos y se hubiese generado una  mayor empatía con el público infantil, virándola más al tono de la comedia.

Pero evidentemente los guionistas apenas tomaron algunos apuntes sobre esa idea inicial (la llegada del astronauta al planeta da lugar a la escena más festejada de toda la película y los diálogos donde los extraterrestres hablan del "Alien" tienen mucho ingenio) para luego volcarse más a una típica película de cazadores y cazados, persecuciones y mucha más acción que comedia.

Si bien rinde en forma permanente un homenaje a las grandes películas del género sobre extraterrestres -haciendo mención a clásicos de la década del 50-, los chicos quedan totalmente afuera de ese juego autorreferencial al género fantástico. Visualmente es efectiva, pero en el campo del guión se extrañan las ocurrencias de otras películas como "Wall E" "Monsters Vs. Aliens" y "Marcianos al ataque" que sacaron mucho mejor provecho del tema.
A años luz de los guiones frescos y llenos de creatividad de Pixar o inclusive de algunas de las historias de Dreamworks, "Planet 51" se va sosteniendo en su duración pero sin terminar de atraparnos en ningún momento, ni a chicos ni a grandes.
Y lo que la demora notoriamente es su "cuento" de aceptación de las diferencias y del riesgo de verse invadidos por extraños y sobre todo, que sólo la NASA y Estados Unidos tengan siempre buenas intenciones, no sólo para nuestro mundo sino para la galaxia entera. Ufa!

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Europa se muda a Palermo

Arranca en Cinemark Palermo una semana de preestrenos de Cine Europeo con 7 películas inéditas en Argentina, todas ellas con motivos más que suficientes para atraer el interés de cualquier cinéfilo.

Recientemente proyectada en el Festival de Cine de Mar del Plata, abre el festival este jueves "UN PROPHETE" el film francés de Jacques Audiard, gran nominada en los premios de Cine Europeo, y reciente ganadora del Festival de Cine de Londres y del Festival de Cannes.


Sin dudas, las que más llaman la atención son "FISH TANK" y "SOUL KITHCHEN".  Aparentemente con una temática similar a la que aborda Ken Loach en sus films, "FISH TANK" ganadora del Premio del Jurado en Cannes y nominada a 8 British Independent Film Award - segundo film de Andrea Arnold -, cuenta la historia de Mia (la debutante Katie Jarvis), una adolescente de 15 años que sufre un verdadero colapso cuando se entera de que su madre está saliendo con un chico... y quiere traerlo a casa.


Lo último de Fatih Akin (el director de "Contra la pared" y "Al otro
lado" y la festivalera "Im July") es "SOUL KITCHEN", ganadora del Premio Especial del Jurado del Festival de Venecia. Zinos maneja un restaurante, su novia Nadine se ha mudado a Shanghai y sus clientes están boicoteando a su nuevo chef. Su hermano Illias acaba de salir de la cárcel, y además Zinos debe enfrentarse a los especuladores inmobiliarios que pretenden derribar su negocio para construir viviendas. Típico cocktail Akin, esta vez, con más sentido del humor que en sus entregas anteriores.


Rumania presenta "TALES FROM THE GOLDEN AGE" con un conjunto de cortometrajes en los que se relatan "leyendas urbanas" de la época de Ceaucescu -época de oro del comunismo- con un gran toque de comedia y humor negro.

"A L' ORIGINE" , la otra representante francesa, del director  Xavier Giannoli cuenta las desventuras de un pequeño estafador (François Cluzet) quien engaña a toda una región que se encuentra atravesando una crisis económica, lanzado una inmensa obra para construir una autopista. Mezcla de épica, intimismo y realidad social, cuenta un reparto coral en el que se encuentran Emmanuelle Devos, Gérard Depardieu y Vincent Rottiers.

La historia de Christine, quien ha pasado gran parte de su vida recluida en su silla de ruedas es el eje de "LOURDES" la película de Jessica Hausner, premiada en Venezia, la representante austríaca del pelotón.
En su intento por huir de su aislamiento, decide hacer un viaje a Lourdes, donde una mañana se levanta y se da cuenta que se ha curado, lo que aparentemente parece un milagro...

Incluye ademés como "curiosidad" un film de animación para adultos, "PANIQUE AU VILLAGE" que promete ser absolutamente creativo y desopilante (dirigido por Sthephene Aubler y Vincent PAtar).

lunes, 16 de noviembre de 2009

Cuando Tom conoció a Summer...

"(500) días con ella" (500 days of Summer)
dirección: Marc Webb
con Joseph Gordon Levitt y Zooey Deschanel

"Esta es una historia de "chico conoce chica" pero no es una historia de amor" arranca diciéndonos el narrador de "(500) días con ella".

¿Hay algo nuevo en esta comedia romántica que no haya sido contado anteriormente?: Poco.
Entonces: ¿porqué volver sobre un tema tantas veces contado?.

Porque los guionistas de la comedia de Marc Webb, logran contar el proceso que vive una pareja durante sus 500 días de relación de forma sumamente ingeniosa, jugando con el tiempo -yendo hacia adelante y hacia atrás, sumando pequeños detalles en la historia- y nutriéndola con muy buenos diálogos. Es así como iremos conociendo sin cronología, lo que sucedió en la vida de Tom y Summer, a partir de que se conocieron y él quedó flechado, perdidamente enamorado de su mujer ideal.

Sabemos ya desde el mismo título que los 500 días narran el inicio, pero también el fin de la pareja. Lo interesante no es llegar al final sino disfrutar de las anécdotas que nutren el devenir de la historia y los diferentes puntos de vista de los protagonistas. Así, con un guión entretenido y creativo, logran demostrar que siempre hay una nueva manera de contar una historia ya contada, tratando por todos los medios de esquivar los lugares comunes.

La química entre los jóvenes protagonistas traspasa la pantalla y es sin dudas, una de las fórmulas para que la comedia funcione. Y los roles secundarios, tanto en los amigos de Tom como en su hermana, dan el marco adecuado para que el tono más divertido de la comedia, despliegue todos sus elementos.
El enamoramiento, el zambullirse y entregarse a una nueva relación, los encuentros y desencuentros, las diferencias entre lo ideal y la realidad, las decepciones. Una comedia que sin pretender ser profunda, logra hablar con suma naturalidad de todo eso.

Una película sencilla, pero tierna y fresca, haciendo cómplice al espectador en todo momento y con referencias a grandes "hitos" de la comedia romántica, finalmente nos regala un cierre, en el que dan ganas de averiguar que será de la vida de Tom, una vez que Summer ya no esté en su camino.
"-¿Que pasó? ¿Porqué no funcionaron?" le pregunta Tom a Summer sobre una relación anterior.
Summer será tan simple como directa "- Lo que sucede siempre. La vida."
Y si... la vida, con todo lo que ello implica.

Joaquin... entre la rubia y la morocha, qué dilema!


"Los Amantes"
de James Gray
con Joaquin Phoenix, Gwyneth Paltrow y Vinessa Shaw

No hay absolutamente nada nuevo bajo el sol en "Dos Amantes" un film de triángulo amoroso, que James Gray supo conducir con mano bastante segura, pero no hay mucho más que eso. Gran sorpresa teniendo en cuenta que formó parte de la Competencia Oficial de Cannes (quééééeééé?).

Phoenix vive con sus padres en Brooklyn: primer situación absolutamente inconcebible que no resiste guión alguno. No sólo porque vive con sus padres, sino porque su madre (Isabella Rosellini) lo sigue tratando como un adolescente, metiéndose en sus cosas: solamente falta que le lleve el desayuno a la cama y lo bañe con esponja y patito de goma.

Saltando esto, que ya es bastante difícil de pasar por alto a nivel guión, el muchacho se debate entre la hija de una familia judía amiga de sus padres a quien le quieren presentar a toda costa y la vecinita de enfrente que lo tiene loco de amor.

Para ir matando el tiempo, se pone de novio con la chica de buena familia (más por un directo "avance" de ella que por su propia voluntad), pero no conforme con esto, no logra sacarse de su cabeza a Gwyneth Paltrow, su vecina, que lo vuelve loco, histeriqueo mediante.
Será primeramente su amigo, y ahí se enterará de las penurias de la rubia que sale con un hombre casado. Y como todo hombre casado -y como todo cliché de hombre casado-: la tiene penando a la pobrecita, prometiéndole que alguna vez dejará a su mujer para hacer una vida con ella.

Entre estas dos aguas, estos dos amores, le toca navegar a Joaquín Phoenix, quien lamentablemente, lo transmite desapasionadamente. Está tan conflictuado que no logra imprimirle a ninguna de las dos relaciones una fuerza que se transmita en la película. Algún que otro beso le imprime un poco de acción a una historia de amor completamente desangelada.

Sólo se rescatan algunos momentos interesantes a nivel de actuación (Gwyneth igual como actriz sigue siendo una rubia despampanante y nada más ni nada menos que eso...), una imágenes hermosas de Brooklyn y New York de noche y sobre todo, tiene dos escenas en la terraza del edificio donde Paltrow y Phoenix se encuentran furtivamente, que están particularmente bellas, muy por fuera de la mediocridad general del resto de la película.

viernes, 6 de noviembre de 2009

La(s) ventana(s) indiscreta(s)

"Horizontal / Vertical"
de Nicolás Tuozzo
con Mike Amigorena, Romina Yan, Rita Cortese, Fernán Mirás, Andrea Polliti, Benjamín Rojas, María Onetto y elenco

Un edificio. Vidas. Historias. Cuentos. Ventanas.
Una cámara inquieta nos lleva, atravesando paredes, abriendo ventanas, a través de puertas; a adentrarnos en cada una de las historias que cuenta Nicolás Tuozzo, logrando captar en todo momento nuestro interés.
Ha hecho un trabajo interesante en relación a que cada una de esas historias tiene su peso propio, su importancia, tratando de que ninguna de ellas tenga un rol más central para que las otras giren como satélites. Al contrario, cada una, armoniosamente, se va entramando en esta historia coral con aspectos positivos tanto en el guión como en la actuación.

Del guión cabe rescatar que todos los "cuentos", por un motivo u otro, llaman la atención. Ya sea por su manera de narrarlos, por el excelente manejo de algunas situaciones más comprometidas -que mal planteadas hubiesen bordeado el mal gusto- y otros por la excelente vuelta de tuerca que logran en su resolución.
Es llamativo que no haya ninguno que desentone completamente del resto, como suele pasar en la gran maoría de las películas con historias corales.
Nos podemos acercar a la historia de un violinista enamorado, la de una psicóloga que presenta un curso para dejar de fumar salida del peor libro de autoayuda, dos amigas adolescentes aburridas porque su amigo suspendió el "trio" con el que iban a aprovechar un departamento a solas y con la misma intensidad, nos adentramos en la negrura de otros relatos como el de un pintor discapacitado y el amor de su cuidadora y otro amor más carnal, un intruso inesperado que sorprende a la vecina que hace gimnsia o un pedido de auxilio para un amor perdido para siempre.

Otro detalle importante es el elenco, sumamente compacto, homogéneo, donde hay que destacar las actuaciones de Fernán Mirás como el pintor cuadriplégico -con una fuerza impresionante- y la de Andrea Politti con un paso de comedia completamente hilarante como los puntos más altos. Pero también Duilio Marzio, Rita Cortese, María Onetto y Mike Amigorena entregan actuaciones brillantes, a lo que se suman diálogos interesantes y en algunos casos sumamente porteños, lo que enriquece el valor de algunas historias.
Como plus, la última actuación de Ulises Dumont en la pantalla grande.

Es una pena que nuevamente una película con menos andamiaje publicitario, haya quedado perdida en la cartelera, donde siempre abunda tanta mediocridad y donde una película tan digna como ésta, hubiese merecido otro lugar.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Arriaga y sus figuritas repetidas

"Camino a la redención" ("The burning plain")
tambien circula una versión como "Lejos de la tierra quemada"
de Guillermo Arriaga
con Kim Basinger, Charlize Theron, Joaquim de Almeida y Jennifer Lawrence

Seguramente muchos conocerán a Guillermo Arriaga como guionista de las películas del mexicano Iñárritu. Es una lástima que se haya repetido a sí mismo y se haya esquematizado en "trípticos" de historias que se cruzan.

Desplegó su talento avasallante en el guión de "Amores Perros" con un excelente resultado, pero eligió quedarse fijado en repetir un esquema que, en ciertos momentos, le resta dinámica porque la historia sólo parece montada en función a cruzar las historias y lograr algún efecto sorpresa sobre el final.

Así armó "21 gramos", otro cuento urbano con historias que se cruzan y luego con un registro sumamente similar, "Babel".
Entonces "Camino a la redención" desde ese lugar, no aporta mucho más.
Son tres historias que se van contando desordenadas en el tiempo para que el espectador vaya armando un rompecabezas, un juego que ya jugamos en sus guiones anteriores.
Esta vez, quizás por repetido, es mucho menos efectivo. Quizás porque es hora de que Arriaga se arriesgue a la fuerza de una historia que sí valga la pena narrar linealmente, y no quedarse seducido con el juego de esconder información.
Lamentablemente, quedamos más ocupados en armar el rompecabezas, en ir entendiendo las partes mezcladas que nos presentan, que en disfrutar el cuento en sí mismo.

Para esta ocasión Arriaga cuenta con un elenco de lujo, pero que en muchos casos el guión no permite que muestren lo mejor de sí. La historia más efectiva es la de Kim Basinger y Joaquim de Almeida como los amantes que se encuentran en el trailer en medio del desierto.
Charlize Theron tiene a su cargo la historia más controvertida, y en todo momento parece más preocupada en subrayar su tormento, lo que la hace perder naturalidad. Su historia es la más sombría y de todos modos su actuación es sumamente interesante.
Completa este tríptico, la historia de los adolescentes, hijos de Basinger y Almeida que viven su romance adolescente y en cierto punto, cuando Arriaga decida darnos muy sobre el final las fichas faltantes de este rompecabezas nos enteraremos de qué forma estas tres historias están intimamente entrelazadas.

Con situaciones interesantes, de todos modos, la película no termina de encontrar su rumbo quizás porque Arriga se pierde en su esquema de tres historias cruzadas, que debiera soltar y desplegar su escritura en otros tantos sentidos.

martes, 27 de octubre de 2009

Boogie: o como ser políticamente incorrecto... y no morir en el intento

"Boogie, el aceitoso"
con las voces de Pablo Echarri y Nancy Dupláa, dirigida por Gustavo Cova
Basada en el comic de Fontanarrosa


Sinceramente del universo de "Boogie, el aceitoso" no sabía nada de nada. No tuve ni una mínima aproximación ni a este cómic ni al universo mismo de Fontanarrosa en general, razón por la cual fui a ver la película sin ninguna expectativa, ni tampoco puedo establecer si es o no fiel el traspaso del cómic a la pantalla -cosa que a veces poco importa a la hora de disfrutar la película-.


Lo que sí puedo afirmar es que es una película que tiene sus reparos -seguramente el guión podría haber sido más depurado en algunas situaciones y diálogos-, pero que fundamentalmente termina siendo un producto muy digno y sumamente divertido.

Tiene, como plus para los amantes del cine, una infinita cantidad de guiños que animan a la complicidad y a que la propuesta sea mucho más disfrutable.
Rinde homenajes al policial negro, al western, a las road movies, homenajes encubiertos al cine de Tarantino, policías volando por el precipicio emulando a "Thelma & Louise", balas en 3D al mejor estilo Matrix y mucho más, referencias a "Cabo de miedo", a Humprey Bogart, a Marlon Brando y su inolvidable padrino.

Lo distintivo es que destila en cada escena muchísimo humor negro, del más negro que haya visto últimamente y sobre todo, rinde culto a todo lo políticamente incorrecto que se pueda ser. Boogie ES netamente incorrecto: patea vagabundos, fusila perros, odia a los pobres es ordinario, xenófobo, intolerante con las mujeres .... algo más?.

El producto está pensado para distinguirse dentro de la animación tradicional con una propuesta diferente, y de allí el valor que tiene jugar con el riesgo creativo y animarse a más. Echarri demuestra nuevamente que puede dar siempre algún plus y su voz junto con la de Nancy Dupláa son una grata sorpresa.
La propuesta visual es atractiva, con momentos sumamente creativos, explotados mucho más aún con la profundidad que da el 3D.
Algo diferente para una cartelera que venía siendo tan aburrida.

lunes, 19 de octubre de 2009

Las mil y una NACHAS

"Nacha Guevara & Alberto Favero"
Recitales en La Trastienda Club

Hay un piano y unos pocos elementos que le permitirán a Nacha jugar en algunas canciones. En otras, sencillamente sentada en un taburete transmitirá toda su potencia y toda su magia.


Ya desde el inicio cuando abre el show con "Vuelvo" se presiente una velada de una fuerza increible, propia de Nacha. Y a los pocos minutos, cuando comience a hablar con el público, ya la platea está completamente cautivada, seducida por su increible talento para pasar de una canción risueña, llena de chispa como "La mucamita", a la potencia de algunos versos de Benedetti o al ambiente gris que encierran las "Canciones de la Oficina".

Con Favero en escena, la dupla es inmejorable, superlativa. En dos horas de show, tal como ella nos ha avisado al inicio, nos van a transportar por 40 años de trayectoria y de canciones entrañables. Nacha canta Benedetti, Neruda, se transforma en Eva con la misma intensidad con que se pone en la piel de "Nanette" , vuelve a embriagarnos con su "Aqui Estoy" o un super clásico como "Mi Cuidad". Puede cantar a Sondheim u homenajear a James Dean, transportarnos con las canciones de amor de Benedetti y una canción imposible de obviar como "Te quiero".

Entiendo poco y nada de música en cuanto a la perfección vocal que pueda o no tener Nacha Guevara, en cuanto a su técnica en lo estrictamente musical.
De lo que sí puedo dar fe es que es una show-woman increible, que hipnotiza a la platea con su presencia y con la fuerza con la que transmite todas y cada una de sus canciones, dotándolas de una interpretación singular que hace de Nacha, un estilo particular e inimitable.

Disfrutable de principio a fin, con guiños para sus seguidores y con un repertorio que le permite transmitir un abanico de emociones de las más diversas, todos terminamos muy pero muy agradecidos de haber vibrado esas dos horas, por todos los registros.

Chapeau Nacha! Sin dudas una gran laburante, una gran artista.

jueves, 15 de octubre de 2009

Un texto adorable: Daulte ahora en cine


"Nunca estuviste tan adorable"
de Mausi Martinez basada en una obra de teatro homónima de Javier Daulte
con Maria Onetto, Mirta Busnelli, Luis Luque.

Basada en la obra de teatro de Javier Daulte, nacida en el ciclo de "Biodrama" presenta un retrato de familia argentina clase media entre el '55 y el '69.
De todos modos, es básicamente un homenaje a la figura materna, Blanca, ese ama de casa típica de la época, muy reinante y apropiada de su hogar mientras que su marido, Salvador, mecánico, sale a trabajar en su taller y trae el "pan" a casa.
El cuadro familiar se completa con los dos hijos, Noe y Rodolfo.
Casi como parte de la familia -y podríamos obviar el casi- está la vecina, papel que le calza como un guante a Mirta Busnelli que lo dota de una vitalidad particular, sobre todo en la posibilidad de generar todos los matices, tanto en el drama como en la comedia.

El relato a medida que corren los años, nos contará como esa ama de casa de existencia pretenciosamente glamorosa, más apegada a las idealizaciones y la perfección, irá cambiando de máscara -se irá en parte desmoronando- ante el crecimiento de sus hijos -pareja, casamiento, nietos- y la distancia que se irá imponiendo en la relación con su marido, un ser más anclado en la realidad, con menos "vuelo" y con el que evidentemente se hace cada vez más dificil compartir un proyecto de vida juntos.

Si bien se respeta la estructura original de la obra, la directora y encargada del guión cinematográfico, Mausi Martinez, ha logrado que el traspaso al cine sea desacartonado.
Sale más que airosa en la ardua tarea (la obra de teatro es brillante, "redonda" en más de un sentido) logrando imprimir en las secuencias de títulos y en la puesta general, el clima de glamour del cine de los cincuenta, vitalizando el excelente texto de Daulte.
Sin embargo, algunos cambios en el elenco (sobre todo la incoporación de Gonzalo Valenzuela por Luciano Cáceres) y la inclusión de algunas canciones que suenan demasiado artificiales y atentas con el clima general del relato, son el talón de Aquiles de esta película que, fundamentalmente, apostó a un cine diferente... y gana ampliamente esa apuesta aún con sus altibajos.

jueves, 8 de octubre de 2009

Recuerdos con el cine...

La idea era escribir sobre algunas películas que me marcaron tanto que "sesgaron" mi gusto por el cine.
Pero sobrevino otra: aquellas películas que vi de chico pero que me marcaron por algo en particular que quedó grabado como "archivo adjunto", que vinieron con un plus.


Ni que hablar que el congelado Sr. Walt acompañó mis gustos desde la más tierna infancia. Creo que en algún lado del disco rígido todos tenemos a "Bambi" quebrado en llanto con un papá amorosamente contenedor que soporta estoicamente su viudez, luego del incendio en el bosque donde la madre pasa a mejor vida.
"Blancanieves", maniática de la limpieza que silbando hacía yugar a todos los animalitos del bosque y dejaba la casa impecable, llena de estrellitas de pureza para cuando llegaran los enanitos exhaustos de tanto extraer minerales y ella les dijera dulcemente: ¡A bañarse! y todos felices y contentos entre pompas de jabón.
Los 101 dálmatas, que en mi epoca era "La noche de las narices frías" con los cachorritos atravesando la nieve y el más gordito que no pasaba por el agujero de la pared y todos con la espada de Damocles que si no lograban fugarse, terminaban siendo un tapado elegantísimo para Cruella de Ville. ¡Cuánto sufrimiento perruno!
"Travesuras de una Bruja", fue cuando vi por primera vez dibujos animados "mezclados" con personajes de carne y hueso. La protagonista con la cama viajando en el fondo del mar o el partido de fútbol de esos animales con los que soñé como tres noches seguidas.

Pero ninguna, ninguna de esas tiene un recuerdo tan lindo como el dia que mi papá me llevo al cine Los Angeles a ver "Robin Hood" del mismo Disney. Esa que Robin es un zorrito acompañado por un oso bonachón y la pandilla malvada son un tigre y una malísima serpiente de cascabel. La película, aún con los años, sigue siendo un hermosa adaptación del cuento, pero mi recuerdo es llegar del cine, mi mamá planchando en la cocina y yo queriendo contarle toda la peli en un minuto.
Quizás quede como un recuerdo de una salida con mi viejo al cine solos... ese encanto misterioso que tuvo esa única vez al cine juntos...

De mi viejo tengo otra, cuando de tanto reirse con "Esta loca, loca gente..." se le escapaban todos los dientes, y mi mamá en la butaca de al lado doblada de la risa, por la película y por su propio marido. Ese día, se ve que habría cobrado algún retroactivo en el laburo, hicimos "doblete", salimos de esa y vimos la reposición de "El lechero" con Danny Kaye. También inolvidable.

Ni que hablar de "La Novicia Rebelde" que en el cine de barrio entre mi mamá, mi abuela y mi tía me la hicieron ver como siete veces.
La vez que más recuerdo fue cuando mi tía fue al baño en el intervalo -si, era larguísima y tenía intervalo-. Seguramente habría mucha gente, ella no llegó a tiempo y se apagaron las luces. Mientras Julie Andrews corría como loca por los Alpes cantando chocha de la alegría, yo muerto de miedo en mi butaca sin saber si me habían abandonado a la buena de Dios para siempre.
Nada de eso, cuando a los poco minutos(que para mí deben haber sido horas), mi tía me tomó de la mano, me guiñó un ojo y ya ocupó su asiento, me volvió el alma al cuerpo y volví a disfrutar de las desventuras de Julie como si fuera la primera vez.

A "Encuentros cercanos del tercer tipo" no la recuerdo por ser un peliculón de Spielberg, completamente revolucionario para la época. La recuerdo porque nos llevó un sábado a la noche, la madre de mi amigo Anibal al "cine de centro" y como fue un exito indiscutible, la tuvimos que ver todos sentaditos comodamente en fila uno del cine Plaza, en Corrientes y Suipacha.
El pure de papas conque Richard Dreyfuss armaba las montañas, estaba apetecible.


Para poder ver "Y... donde está el piloto?" fuimos con mi amigo Martin como cuatro horas antes y así todo nos toco verla en el Superpullman del cine Alfa. Qué antiguedad! Superpullman! "Tootsie" con Dustin Hoffman tambien la disfrute, entre tantas otras, desde el superpullman del Ambassador. Y desde ese mismo superpullman, Ralph Maccio hacía la grulla en "Karate Kid".

El cine de barrio (más precisamente el Gran Rivadavia) me albergó junto a algunos compañeros de la escuela primaria donde vimos películas que hoy son un ícono de la cinematografía y para nosotros solamente tenían el sabor de lo prohibido, de ver películas para "grandes": saltamos de la butaca cuando en "Carrie" una mano gigante sale de la lápida (quien no saltó con eso?) y ya estabamos previamente espantados por el balde de sangre de chancho que le habían tirado a la pobre Sissy Spacek que en ese momento era una niña en su fiesta de graduación.
O nos quedamos atónitos cuando un bicho salía de la panza de un tripulante en "Alien", vimos "El Francotirador" sólo para ver la parte que nos habían contado de la ruleta rusa, de lo demás no entendiamos absolutamente nada, pasó lo mismo con "Apocallypse Now" con ese ruido ensordecedor de los aviones que todavía hoy recuerdo o con "Bananas" de Woody Allen de la que me acuerdo casi solamente la parte donde lo mandan a Woody a comprar sandwiches para todo el regimiento.

Y hablando de ver películas "prohibidas" recuerdo la primera que vi en un cine de centro fue "La decision de Sophie" con Meryl Streep. Bueno, obviamente que este no es un recuerdo de infancia. Pero fue tan impresionante esa película, que mas allá de su valor cinematografico y de Meryl en una actuación arrolladora, quedó grabada en mi recuerdo por ese detalle, con sabor a éxito de entrar en el Cine Santa Fe Uno sin que me pidieran documentos.

Recuerdos, muchos, esto recién empieza....

domingo, 4 de octubre de 2009

Y bueno, el año que viene, vemos...

"El año que viene, a la misma hora"
de Bernard Slade con Adriana Suar y Julieta Diaz
Dirección: Marcos Carnevale


Juan es un contador que va a hacer, cada año, el Balance del que fue su primer cliente, un pequeño hotel con cabañas en Chapadmalal.
Ella es Doris, un ama de casa que una vez por año hace un retiro espiritual en un convento cercano a estas cabañas, aprovechando que su marido y sus hijos viajan para el cumpleaños de su suegra, a visitarla -a los que ella no acompaña porque con la suegra no se pueden ni ver-.

Asi, ocasionalmente, luego de un primer encuentro en las cabañas de Chapadmalal, ellos prometerán encontrarse en ese lugar, a la misma fecha, cada año.

Y en una serie de cuadros, se irán mostrando las distintas viscicitudes de estos amantes frente a sus respectivas vidas, sus respectivas parejas, su trabajo, sus tristezas y sus alegrías. Situaciones que se acompañan con los acontecimientos culturales y sociales que fueron sucediendo básicamente en el país pero también en el mundo, mostrados mediante videos que articulan como "separadores" entre estos momentos de la pareja.

La apuesta básicamente fue lograr una adaptación con un tono más local y sobre todo, con un fuerte tinte de comedia que no abundaba en el libro original. Esto sobre todo hace que Adrián Suar -Juan- pueda expresarse más libremente en el escenario con sus conocidas dotes de comediante, sin necesidad de apelar a un registro más dramático que solamente aparece hacia el final de la trama y es donde realmente se produce un notable desnivel en su registro actoral.
Julieta Diaz como Doris, por el contrario, comienza la obra de una forma más tibia, más titubeante, para ir creciendo en profundidad a medida que pasan los cuadros, cerrando la obra con una actuación muchísimo más rica en matices y mucho más sólida que la de su partenaire.

La química que hay entre la pareja es muy buena, sin embargo, no logran trasmitir lo que plantea la obra: se siente como si los personajes se encontraran muy en la superficie, sin lograr transmitir con claridad la pasión que los une a lo largo de tantos años.
Sobre todo en las primeras escenas, esta pasión es confundida -sobre todo en el papel de Suar- como uan especie de "calentura", cuando el sentido era el de transmitir los sentimientos de dos almas "grises", agobiadas por la rutina que se dan un respiro una vez por año para vivir una pasión clandestina.
Esa profundida del texto original de Slade, desaparece con la liviandad que imprime la adaptación local del mismo Carnevale y Lilly Ann Martin, sin que deje por esto de ser una obra sumamente agradable, pero demasiado liviana.

Sin duda, los separadores que van dando cuenta de las diferentes épocas son un acierto que hace crecer a la intrducción de cada una de las situaciones que vive esta pareja.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Doña Petrona y la bloggera

"Julie & Julia" de Nora Ephron
con Meryl Streep, Amy Adams, Stanley Tucci y Chris Messina.

Por más que me pase tres tardes escribiendo, seguramente la nueva película de Nora Ephron, que supo escribir para Meryl Streep "Silkwood" y "El dificil Arte de Amar -Heartbun-" con Jack Nicholson y "Cuando HArry conoció a Sally", quedará como una de las grandes comedias del año. Y sin lugar a dudas, no lo es. Es una comedia simpática y agradabel, pero no mucho más que eso.


Meryl Streep es Julia Child, esposa de un diplomático, que muerta de aburrimiento en París y contra todas las reglas de la época, se anota en la academia "Cordon Bleu" para el curso de alta cocina, curso destinado "casi" exclusivamente a hombres.
Allí comienza su amor por la cocina francesa y llega a escribir un libro famosísimo con más de 500 recetas, filma algunos programas de televisión y se convierte en una "celebrity" culinaria de la época.
Todo parecido con Doña Petroña C. De Gandulfo, nuestra autóctona gourmet, será pura coincidencia?

Del otro lado de la historia -y bien del otro lado, porque en "Julie & Julia" se interconectan permanentemente en sus historias pero jamás se cruzan en persona- está Julie Powell una neoyorkina en plena mudanza a Queens, qué tampoco sabe demasiado qué hacer con su vida, harta de su trabajo gris como telefonista de un centro de asistencia a los familiares de las víctimas del atentado a las Torres Gemelas en donde recibirá todo tipo de reclamos, insultos y llamados conmocionantes.
Qué se le ocurre para matar su aburrimiento? Cocinar en UN año, TODOS los platos del libro de Julia Child y contar su experiencia en un blog.
Como era de esperar... sueño americano mediante, el blog es un éxito, ella logra su felicidad a pesar de alguna que otra viscicitud.

Donde Ephron debiera haber hecho la historia más "redonda" elige estirar este cuento de hadas gastronómico de mas de dos horas, perdiendo rendimiento sobre todo en la segunda mitad de la película, cuando la historia de Child que se torna un poco más aburrida cuando se encuentra con personajes secundarios de muy poco atractivo.

En cambio, la primer parte de la película tiene todo el encanto que uno buscaba en este típo de comedias, y aún visitando algunos lugares comunes del género, la química entre Meryl Streep (que sigue pareciendo increible que pueda cambiar de piel tan fácilmente y pasar de "El diablo viste a la moda", a "Mamma Mia", o "La Duda" y luego a esta comedia con una facilidad asombrosa) y Stanley Tucci -quien hacer de su marido- es inmejorable.

Evidentemente aún con sus limitaciones es una comedia entretenida y se dejar ver, pero los laureles en este caso son casi exclusivos de Meryl, como así también Amy Adams ("Encantada" "Junebug") logra darle encarnadura a esta exitosa bloggera que crece y crece a partir de las inolvidables recetas de la cuisine française de la Child.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Silencio: cine !

Soy cinéfilo desde la cuna. No, pará, no! no es una enfermedad - o bueno, no de las entendidas como tales -. Cinéfilo es que me gusta mucho el cine.
Ya desde chico me pasaba las tardes en los cines de barrio: era mi mayor entretenimiento. Escapándome de casa en cuanto podía para sumergirme en el cine más cercano.... o más lejano.

Pero los tiempos han cambiado, los cines han cambiado (de los amplios e inmensos cines de barrio, a los microcines de tan pocas butacas que uno parece sentado en un micro larga distancia), las películas han cambiado (qué anteojitos 3D ni que IMAX! la máxima sensación era ver Cinerama en el Gaumont una vez cada tres años!), los estilos han cambiado. Pero más que nada: EL PUBLICO ha cambiado.

Ya falta poco, poquitísimo, para que la gente vaya al cine en bata, con pantuflas y el control remoto en una mano como para sentirse en el living de la casa. Y no digo que lleven el termo con el mate para sentirse a gusto: porque ya lo llevan!

Hete aquí entonces que se presenta el siguiente dilema:
- o vas a los que han dado en llamar Cine Arte donde te encontras con ocho, nueve gatos locos a lo sumo, que decidieron ver la misma rareza que vos, en silencio y solitud y serán todos por igual confinados a ocupar unas butacas tan cómodas como el 60 Ramal Tigre en hora pico -un suplicio, una tortura- con un preanunciado acalambramiento de miembros inferiores
- o entonces, decis "Ah, no, yo me merezco otra cosa, si pago una entrada voy a ver una película dignamente, como se debe apreciar, en un buen cine....". Y te vas a uno de esos cines con tecnología de punta, con el mejor sonido envolvente dolby sorround stereo 5.0 bis y anda a saber cuántas miles de cosas más. Pero si vos creias que ibas a ver la película DIGNAMENTE: ay, que equivocado que estabas!.

Esos cines están superpoblados de una fauna deliciosamente insoportable y va aquí mi sentidísimo homenaje a todos ellos, seres con una especial propensión a sacar de quicio al más dalai de los lamas.

El comepochoclo satánico: está poseído. Así como los pollos se largan a comer como locos cuando ven la luz prendida, a él apenas apagan las luces le sobrevienen una ganas irrefrenables de comer pochoclo. Cuenta la leyenda que los primeros pochocleros satánicos que comenzaron a poblar las salas, no hacían tanto ruido, pero al ver que pasaban desapercibidos, fueron instruyendo a futuras generaciones al verdadero arte de comer pochoclo. Si señores, el pochoclo se come haciendo ruido, mucho ruido, mucho mascado pre-embuche. ¿Qué, molesta? Ahhhh, pero eso es lo de menos.

La anciana desorientada: Una especie de Conduciendo a Miss Daisy. Conduciéndola a cualquier lado. La señora quiere ver la de Darín pero no hay más localidades. Le dice al que vende las entradas (otra fauna de la que debiera ocuparme próximamente) que le recomiende algo, con la premisa de que empiece prontito. Allí va la émula de la dueña de Tweety, a ver la última de Kim Ki Duk -una peli de orientales existencialistas de dos horas y media-. Si por horario tiene más suerte, se verá bañada en sangre con Duro de Matar 28. "Que cambiado que anda Darín ultimamente" clamará más desorientada que nunca a la salida.
Si la Sra. va acompañada, le dirá a su marido promediando la proyección a viva voz "Che, viejo, cómo era que se llamaba esto que estamos viendo?"

La subtituladora humana: Hay amigo/as que son entrañables, que están en las buenas y en las malas. Entonces, rápidamente cuando ven que su compañero de butaca lo comienza a mirar de reojo perdido en el argumento de una película de Tarantino que va y viene en el tiempo, el noble amigo del alma se convierte en el subtitulador humano y te lee todo, te explica todo "Ah, ese es el que se habia muerto antes.... y como es que está ahora de nuevo?"
El sutitulador explica que eso es un flash-back. "Un quééééééééééééé??" corta como un relámpago el silencio de la sala el grito del amigo desorientado.

Mismo comentario se aplica a la gente que no llega a leer todas las lineas del subtitulado y sobre todo a aquellas abnegadas madres (algunos padres también puede haber) que como quisieron escuchar la voz original de la cebrita de Madagascar se pasan los 98 minutos que dura TOOODA la pelìcula leyéndole al nene lo que dicen los animalitos y no editan nada: leen todo T-A-L-C-U-A-L. "Nene, no entendés por señas, mi amorrrrrrrrr?"
"Señora, la función de las diez de la noche no es para venir con el niño que no "le" lee!"


Cinema TXT: Qué necesidad hay de mandar mensajes de texto todo el tiempo en el cine? La luz del celular irrumpe la oscuridad y a pesar de que esté viendo a Woody Allen en pantalla estoy todo el tiempo creyendo estar en el medio de "Encuentro Cercanos del Tercer Tipo". Las luces son celulares o naves espaciales que nos invaden?

"Qué, no te lo había contado?" style: No es el modelo más frecuente, pero basta que la película tenga algún silencio a la francesa para que alguien compulsivamente pretenda llenarlo introduciendo la frase matadora como "Ay, me olvidé de contarte!". Por favor, volvé a la realidad, cariñññño, estás en el cine, no en el medio de Plaza Irlanda!.

"Mamá! Cuando nos vamos?": no es que me cruce con Carlitos Balá permanentemente en el cine, sino todo lo contrario. No son chicos los que suelen responder a este modelo de aburrimiento, son tremendos grandulones que vinieron a disgusto.
No sabemos si la mujer o el marido los trajo castigados o si los trajo bajo el leit motiv de "si me bancás esta peli, vas a saber que a la salida te voy a dar un lindo premio".
Y sumido en el aburrimiento, empieza a hurguetear bolsillos, o la cartera, se mueve, te patea la butaca, mira setecientas veces el reloj y solamente han avanzados dos minutos y fracción desde la última vez, se saca los zapatos, se los pone, en fin.... hiperquinesis digna del mayor de los aburrimientos. Bancá Cacho, que ya termina!

El Amante: No, no me refiero ni a la película, ni al libro de Marguerite Duras, me refiero al Demonio de Tasmania que se despierta dibujando remolinos de pasión apenas terminaron de pasar los títulos de arranque. Se ve que los chicos o no tenían plata para un lugar más intimo o les gusta ahi: en el cine, y a pocas butacas tuyas.
Un concierto de jadeos, manos que vienen y van, mucho movimiento. No sabés si mirar a ver si la cortan o seguir haciendo de cuenta que no pasa nada mientras un sismo virtual de lujuria invade la fila de atrás. Por favor, paren yaaaaaaaaaaaaaaaa que me desconcentran! (y me dan una envidia mortalllll!)

Y podría seguir enumerando estas queribles criaturas porque las hay a montones, pero como decía mi abuela "para muestra basta un botón!".

martes, 15 de septiembre de 2009

Quentin: me pusiste el cuero cabelludo de punta!

"Bastardos sin gloria" ("Inglourious basterds")
de Quentin Tarantino con Brad Pitt, Mélanie Laurent y Chistoph Waltz



Escena I: Ocupación alemana en Francia. El Coronel nazi Hans Landa (Waltz) anda en búsqueda de la última familia judía de campesinos que le queda por exterminar. Tarantino vuelve a dar cuenta de cómo nos puede exasperar en un diálogo electrizante entre este Coronel y un campesino con sus tres hijas.
La tensión crece -el diálogo corre y atraviesa los detalles más impredecibles- y se hace insoportable cuando la cámara nos muestra que efectivamente están escondiendo a esa familia que buscan con sólo unas maderas del piso de distancia.
Bestial tiroteo para el cierre de la escena. La hija de esa familia, Shoshanna, logra escapar.

Escena II: Aldo Raine (increíble Brad Pitt en un papel al que le saca el jugo en cada escena) organiza a un grupo de soldados americanos judíos para cobrarse venganza: tienen como objetivo juntar por lo menos 100 cueros cabelludos de nazis cada uno.

Pero esto es recien el comienzo de las dos horas y media más adrenalínicas que he pasado en el cine en mucho tiempo. Por la magia del guión de Tarantino -en el que no escatima ningun tipo de recursos nutriéndose incluso hasta del comic- Shoshanna y Aldo Raine terminarán -sin saberlo- unidos en la "Operación Kino" donde tratan de volar en pedazos a todos los líderes del Tercer Reich.

No conviene develar mucho más, siendo de todos modos cualquier elemento de la trama una simple anécdota para disfrutar de un cine totalmente vertiginoso, inteligente, con vueltas de tuerca en el guión que se resuelven con talento e ingenio, con el sello inconfundible de un Tarantino que madura en cada una de sus creaciones.
Y que homenajea constantemente a eso mismo que él está nutriendo: el cine.

Hay planos que son como cuadros, como el de Shoshanna (ya con su nueva identidad) en el cine con un vestido rojo sangre, esperando actuar frente a un espejo redondo al estilo "La ley de la calle", aquietada hasta que comience la acción.
El guión tiene "asteriscos", explicaciones, disgresiones para contarnos un detalle de un personaje o algún hecho que necesitamos conocer, que potencia la acción y la documenta, que la hace más real y mucho más disfrutable (seguramente estas idas y vueltas le deben haber encantado a Mariano Llinás que lo hace todo el tiempo en "Historias Extraordinarias").

El nivel del elenco es también otro punto fuertísimo de "Bastardos..." con Brad Pitt en un papel que son varios a la vez (es interesantísimo y muy divertido verlo cuando hace de italiano en el desarrollo de la Operacion Kino), una sensual e interesante Mélanie Laurent, Daniel Brül (el de "Good Bye Lenin") y Diane Kruger como una actriz-espía que trabaja para los aliados.

Detalles, cameos, cine dentro del cine, homenaje al cine Clase B, venganzas, traiciones y los tiroteos con la sangre más cinematográfica que se pueda imaginar. Pero mucho de todo esto no sería posible sin el enorme trabajo de Christoph Waltz como el Coronel Hans Landa, impresionante en los diálogos, en sus interrogatorios, en sus silencios. Una máscara muy particular a la que Tarantino le hace gala y le saca todo el jugo, lo hace crecer en cada escena que aparece.

Quentin, gracias, gracias por devolverme por dos horas y media las ganas de ver cine como cuando éramos chicos, como en los sabados de super acción de la tele, esas películas donde uno no quisiera moverse de la butaca para ver más y más...
Y gracias, en definitiva, por demostrar que el gran entretenimiento no tiene porque ser vacío, que se puede filmar como los dioses hasta un balazo y que esto haga que la película nos quede en las pupilas muchas horas, muchos días después de haberla visto. Gracias nuevamente! Magistral lo suyo!

domingo, 6 de septiembre de 2009

Un tropiezo llamado Almodovar

"Los abrazos rotos"
de Pedro Almodovar con Penélope Cruz, Lluis Homar y Blanca Portillo

¿Qué te está pasando Pedro? ¡Qué lejos estamos de "La ley del deseo", la genial "Matador", de "Hable con ella" o al menos de la más reciente "Volver"!.
Quienes seguimos su carrera (casi) desde los inicios, seguramente nos sentiremos profundamente decepcionados cuando termine "Los Abrazos Rotos", el último film de Almodóvar y lejos, lo más flojo de su filmografía en mucho tiempo.

Si bien la película es entretenida, porque Almodovar sabe poner en el guión todos los condimentos necesarios para que la película funcione (no llega a los extremos de "Kika" que era un bodrio ininteligible), la trama tiene tantas vueltas al mejor estilo culebrón venezolano, que termina entrampándose en su misma y repitiendo muchas de las cosas que Almodóvar ya ha escrito -y lo ha hecho mucho mejor-.

Dentro de las dos horas y diez que dura la película nos podemos encontrar con cosas insoportables / increíbles (sobre todo algunos diálogos sumamente retóricos en donde se van develando secretos de la trama), otras que pretenden ser dramáticas pero mueven a risa (el personaje de Rubén Ochandiano sobre todo en su adolescencia es completamente patético e increible), lagunas en la trama que abandona inexplicablemente a algunos personajes secundarios que quedan a la deriva... pero como Pedro siempre tiene un as en la manga, al mismo tiempo nos regala guiños completamente geniales como la película dentro de la película ("Chicas y Maletas" con una escena final que es un completo homenaje a "Mujeres al borde de un ataque de nervios"), el homenaje al cine con un universo digno de Hitchcok en la tensión y el suspenso que envuelve la historia o el homenaje que se hace a sí mismo con una gran cantidad de cameos de las actrices que trabajaron en todas sus películas (ahi aparecen Rossy de Palma, Kiti Manver, Chus Lampreave). Un momento especial: cuando Penélope Cruz dobla su propia voz al descubrir que su marido la hace seguir y contrata una lectora de labios para saber qué es lo que está hablando con su amante, intensamente Almodovariano.


Un guión completamente fallido que se nutre de elementos reiterados en los films de Almodóvar (pasiones, desencuentros, secretos turbios que se develan después de muchos años, personajes que viven una doble vida, traiciones)pero que está muy bien adornado, hace que uno pueda ver este traspié de Almodovar sin sufrirlo demasiado. Blanca Portillo y Lluis Homar siguen demostrando su talento para moldear cualquier papel y sin duda la gran estrella es Penélope Cruz, sumamente sensual, hermosa, con una cámara que está completamente enamorada de ella y le dedica los mejores planos de la película.

Un tropezón que esperemos, no sea caida.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Pasando la tarde con Vincent Lindon

La sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín tiene este fin de semana un ciclo de Cine Frances inédito. Me zambullo en la sala para ver dos seguidas -como hace muchísimo tiempo que no hago- y da la casualidad que ambas tienen como protagonistas a Vincent Lindon, actor francés que hasta ahora había pasado un poco desapercibido en mi vida cinéfila.

La primera "Creo que la amo (Je crois que je l'aime)" es una típica comedia romántica donde Lindon hace de un importantísimo empresario, divorciado, que termina enamorándose de una artista plástica que hará un trabajo en su empresa, Elsa, intepretada por Sandrine Bonnaire.
Las idas y vueltas de dos cuarentones que quieren caer rendidos ante una nueva oportunidad en el amor pero tienen todos los reparos de los fracasos anteriores -en el marco de una Paris siempre invitando a enamorarse-, es una de esas comedias románticas livianas, que se deja ver con una sonrisa.

Al rato, Lindon se convertirá en Bertrand, un profesor de alemén que pasa sus días yendo al hospital a la salida de su trabajo, para cuidar a su esposa enferma de cáncer de mama. De esto trata "Aquellos que permanecen (Ceux qui restent)", sobre los que pasan sus días en el hospital cuidando a sus seres queridos.

Pasan los días y comienzan a mezclarse con ese ambiente hospitalario, a compartir sus horas con otros que están pasando por un momento difícil. Y así conocerá a Lorraine (Emmanuelle Devos) quien tiene a su novio internado con otro grave problema de salud.

Totalmente contrapuesta con el film anterior, "Aquellos que permanecen" cuenta una historia de amor nacida a partir de un momento de pérdidas, de angustia profunda, dolor y necesidad de compañía. La película sin embargo, está teñida con un humor finamente irónico en sus diálogos que la hace ganar en credibilidad y en ese encariñamiento con los personajes que siguen vibrando, aún terminada la película.

Vincent Lindon, ha sido un gusto conocerlo: dos buenas películas. Una tarde de sábado a puro cine francés.

Solos en la oscuridad

TEATRO CIEGO - "La isla desierta"
basada en un texto de Roberto Arlt
por el grupo Ojcuro en "Centro Argentino de Teatro Ciego" Zelaya 3006 - Abasto

Ya todo es diferente desde la entrada a la sala: uno de los integrantes del grupo nos explica que iremos ingresando en grupos de diez personas, tomados del hombro del compañero de adelante porque la sala está totalmente a oscuras: la invitación es a penetrar en el universo de los ciegos aunque sea por un rato.
Nos van guiando con mucho ciudado y finalmente cada uno llega a ocupar su butaca.

Se respira un aire nervioso en el público, cuesta acostumbrarse a tanta oscuridad, la sensación es de por sí extraña y se percibe esa inquietud.

Pero luego, cuando comience "La isla desierta" nos sentiremos rápidamente inmersos en una oficina con vistas al puerto de Buenos Aires, donde suenan teléfonos, se escuchan las máquinas de escribir, interrumpen las bocinas de los barcos, y nos empieza a invadir un olorcito a café recién hecho, iniciando la rutina con el desayuno de cada mañana con los compañeros de oficina.
Al rato llega Cipriano, el ordenanza cordobés de la empresa que será el encargado de contarnos historias que nos adentrarán en mundos totalmente diferentes, aprovechando el hecho de que todos sueñan con viajar, con subirse a algunos de esos barcos que contemplan todo el día... Los empleados de la oficina, con sus universos grises y monótonos, con sed de aventuras, viajan junto a Cipriano: y nos llevan a nosotros.

Lo inqiuetante de la experiencia es que se exhacerban todos los sentidos. Ante la falta total de visión: lo olfativo, lo táctil, el sonido, cobran otra dimensión.
Cipriano nos transporta con la misma intensidad a un mercado plagado de gente en el lejano oriente con mezcla de sándalo y jenjibre, nada en una laguna junto a una señorita que lo atrae y juegan al amor, remará con un amigo en un bote acompañados por pájaros y animales exóticos, llueve, la oscuridad se atraviesa sólo en algunas pequeñas ocasiones -que son casi sorpresas que nos tienen reservadas-, nos seduce luego el olor a mar.... Una experiencia sin dudas diferente, estimulante, innovadora, totalmente alejada del teatro tradicional.
Si bien el texto es sobre lo que se podrían presentar mayores reparos, es solamente una excusa para viajar con la imaginación, ese potente motor que nos lleva a cualquier lugar del planeta, sin tiempo ni espacio, nos transporta a universos completamente desconocidos, aún cuando sólo lo haremos desde la oscuridad de una butaca en el Abasto.

Los invito a que no se lo pierdan
www.teatrociego.com - info@teatrociego.com

domingo, 30 de agosto de 2009

Una más de despedida de solteros y van...

"Qué paso ayer?" ("The Hangover")
de Todd Phillips con Bradley Cooper y Ed Helms

Hay una nueva corriente en la comedia americana, como esas comedias que produce-dirige dirige Judd Apatow, con una mezcla de humor inteligente, cierto humor escatológico, comedia romántica y otros condimentos como "Supercool" "Ligeramente Embarazada" "Forgetting Sarah Marshall" y otras de su factoría.

De todos modos, prefiero aún más esa nueva ola de comedia americana como la de Sacha Baron Cohen con "BORAT" (que ahora tiene un nuevo título en su haber "BRUNO" totalmente zafado e impresionantemente divertido) a la que adscribo totalmente, un humor irreverentemente inteligente con crítica al sistema -burlándose de los temas que los americanos odian encarar - y otros complementos que lo hacen muy interesante.

Asi venía presentada "Qué pasó ayer?" ("La Resaca" en su título original que le viene mucho mejor...), como una comedia que no solamente batió records en Estados Unidos sino que comenzaba a perfilarse como el estilo de la nueva comedia americana que se viene imponiendo. Lamento desilusionarlos si es que esperaban que apareciera algo nuevo en este género: todo lo contrario.


Se repite la vieja receta de película con despedida de solteros desenfrenada y ahora por obra de una confusión con unas pastillas que tiene uno de los protagonistas, nadie logrará recordar lo que pasó esa noche: cuando se despiertan lo primero que pasa es que perdieron al amigo que se casa al día siguiente. Encuentran en cambio la habitación caóticamente desordenada, a uno de los protagonistas le falta un diente, aparece un bebé en un placard, hay una gallina dando vueltas por un cuarto de hotel de Las Vegas cinco estrellas, un colchón clavado en un adorno del hotel en la terraza y hasta un tigre en el baño -que luego se sabrá que es propiedad de Mike Tyson-!.
Con estos elementos, la película pintaba para el delirio.
Sin embargo, es una sucesión como de "sketches" pegados al estilo collage -sin una mayor coherencia interna-, y si bien tiene algunas cosas simpáticas, para mi gusto, le falta muchísimo para provocar la carcajada que quedó en el camino.

Otra vez será...

jueves, 27 de agosto de 2009

La necesidad tiene cara de hereje

"Zack y Miri hacen una porno"
de Kevin Smith con Seth Rogen y Elizabeth Banks

Kevin Smith revolucionó hace unos cuantos años el cine independiente americano con "Clerks" y siempre tuvo un sesgo de atrevimiento en su cine, desde sus temáticas hasta su particular enfoque.

Ahora en "Zack y Miri hacen una porno" vuelve al humor y a la comedia romántica contando la historia de estos dos protagonistas que como no tienen un peso partido al medio para solventar los gastos del departamento que comparten, tiene la feliz ocurrencia de armar un casting y ponerse a filmar cine porno, fuente de rentabilidad casi instantánea.

Y en este mix de comedia y romande, Smith tiene sus mayores aciertos pero también muchos desniveles. Aciertos porque los protagonistas están todos muy bien en sus papeles, porque le sale genial esto de abordar desde el humor y parodiar las películas porno de muy bajo presupuesto (con escenas que remiten a "Rebobinados" de Michel Gondry que son sin duda lo más divertido de la película) y a pesar de rayar en un humor un poco escatológico, consigue divertir inteligentemente.

Y las falencias vienen porque se queda varado, como a dos aguas entre el humor bizarro y la pretendida comedia romántica. Sobre todo en esta última, cae en algunos clichés del género que le hacen perder vuelo, registro con el que sin embargo había logrado destacarse en "Chasing Amy - la otra cara del amor" con Ben Aflleck y Jason Lee.

Bizarra, rara, indefinible y con momentos sumamente divertidos, se disfruta perfectamente en DVD. Esta vez a Kevin Smith, el cine le queda un poco grande.

martes, 18 de agosto de 2009

Tengo el corazón con agujeritos...

"Corazón Idiota"
un espectáculo de Ana Frenkel y Carlos Casella ("El Descueve") con Carla Peterson y Griselda Siciliani


"Corazón idiota" no responde básicamente, a ningún encasillamiento clásico: ni en su concepción, ni en lo argumental y menos aún en cuanto a su definición: es teatro, es musical, es danza...

La anécdota principal, eje del espectáculo, es las aventuras y desventuras amorosas de las dos protagonistas, en un universo entre onírico y real, completamente atemporal y sin mayores referencias. Ese será el disparador y la excusa para desplegar canciones, coreografías, situaciones con mucho humor, otras cargadas de ironía y un compendio de situaciones bastante disparatadas. Un cocktail totalmente a la medida de Peterson y Siciliani, que logan sacarle el mayor provecho a la propuesta y demostrar todo lo que son capaces de entregar en escena.

Las sensaciones, terminado el espectáculo, son encontradas. Queda sobrevolando un espíritu libre que atravesó toda la obra, un espectáculo que no responde a rótulos y tiene una potencia creativa particular, que asombra -sobre todo a aquellos que se acerquen por primera vez al universo del grupo "El descueve" - y sale completamente de lo común.
Puede gustar más o menos según el interés de cada uno y la permeabilidad a la propuesta, pero lo innegable es el enorme talento y la ductilidad que tienen Carla Peterson (de mayor lucimiento en lo actoral) y Griselda Siciliani (de mayor lucimiento en lo musical -danza y canciones- al estilo de sus inicios en las geniales "Las Modositas", previo a su popularidad en la televisión) y la fuerte entrega al juego de estas dos mujeres al borde de un ataque de nervios.

Fundamentalmente diferente y arriesgada, dos vampiresas con el corazón partido.

domingo, 16 de agosto de 2009

Yo no se que me han hecho tus ojos...


"El secreto de sus ojos"
de Juan José Campanella con Ricardo Darín, Soledad Villamil, Pablo Rago y Guillermo Francella

Sin dudas Campanella junto con Pablo Trapero, Adrián Caetano, Daniel Burman y el fallecido Bielinsky, entre otros, es de esos directores argentinos cuyas películas uno está esperando ver.
Mezcla exacta entre lo que la crítica y el público esperan, Campanella sabe llegar a que su cine comercial no se desmerezca en calidad, logrando películas interesantísimas sin que sean de ese cine arte inentendible que manejan Lucrecia Martel o Lisando Alonso.

Si bien sus títulos anteriores como "El mismo amor, la misma lluvia" "El hijo de la novia" o "Luna de Avellaneda" lograron posicionarlo en el mercado y reafirmarlo como un gran director, con "El Secreto de sus Ojos" ha logrado contar una historia ambiciosa desde lo formal y muy sólida desde varios aspectos: con la excusa de ver qué es lo que sucedió en una causa judicial que fue archivada en el año '74 -sobre una violación seguida de muerte-, el guión nos arrastra desde la intriga policial hasta una pintura de una época sumamente particular de nuestro país -fines del gobierno de Isabel Perón e inicio de la dictadura militar-, atravesado por una historia de amor que se narrará a lo largo de 25 años.
Y el mayor mérito es que la historia crece en tensión a lo largo de la película y es también, en gran parte, gracias al trabajo minucioso de los personajes protagónicos y secundarios que irán condimentando la historia, enriqueciéndola y haciéndola crecer.
El elenco que conduce con mano firme Campanella es inmejorable, donde cada línea del guión (adaptado de una novela de Eduardo Sacheri "La pregunta de sus ojos") parece haber sido escrita para cada uno de los actores. Que Ricardo Darín se luzca en su papel ya no es novedad para nadie, Soledad Villamil suma además su bellísima presencia y en papeles de reparto aparecen un interesante Pablo Rago, un impecable Mario Alarcón en su papel de Juez y José Luis Gioia como inspector de policía.
Pero la gran sorpresa entre las actuaciones es Guillermo Francella, completamente alejado de lo que uno acostumbra ver, dota a ese personaje de empleado del juzgado (con algunos puntos en común a esos grises empleados de "La Tregua" de Renán) de un color especial y logra algunos de los mejores momentos de la película en complicidad con Darín.
Suspenso, film noir, romance, política, humor: Campanella los mezcla en dosis exactas para que "El Secreto de sus ojos" sea un gran película, de esas que uno sale del cine y las imágenes quedan flotando mucho tiempo más allá de terminada la proyección. Y flota la pasión: la pasión del buen cine.

lunes, 3 de agosto de 2009

Ella está sola y espera...


"Invenciones" sobre textos de Silvina Ocampo
con Marilu Marini
dirigida por Alejandro Maci

Ella espera. Espera que Julio, su amor, llegue.
Y mientras Julio no llega, ella desgrana pensamientos, cuenta historias, muta permanentemente en distintas criaturas, inventa personajes como un juego.

Los textos en los que ella se desdobla pertenecen al universo intensamente particular de Silvina Ocampo, para mí, casi desconocido. Le pone el cuerpo a estos textos personalísimos, raros, íntimos, dolorosos y divertidos, Marilú MarinI: una actriz genial, llena de talento y sutileza en su voz y su gestualidad para recorrer la piel de las distintas criaturas.
Después de "Incrustaciones", Marini vuelva a presentarse en Buenos Aires, ahora bajo la dirección de Alejandro Maci. La puesta, el vestuario, la escenografía, ayudan a transportarnos al universo Ocampo, de la mano irreductible de Marini, que no para de sacar ases de la manga, para mantenernos atornillados a la butaca en 80 minutos por los que nos invita a pasar por todas las sensaciones.

La inquitante fuerza de los textos le brinda a Marilu Marini el material perfecto para que se luzca de principio a fin. Y queda flotando en el aire, la poesía y la dulce ironía de Silvina Ocampo para reencontrarla en alguna de sus obras. Enfrente del teatro, Corrientes está llena de librerías...

sábado, 25 de julio de 2009

Mi aburrido encuentro con Márai

"El ultimo encuentro"
de Christopher Hampton basada en la novela de Sandor Márai
con Duilio Marzio, Hilda Bernard y Fernando Heredia. Dirigida por Gabriela Izcovich.

Nuevamente voy contra todos los pronósticos.
Mientras veía "El ultimo encuentro" todo el tiempo pensaba que hubiese sido ideal para la increíble sutileza que despliega siempre Ana María Bovo en su relato oral.

Creo que como relato oral -contándonos un cuento para adultos-, se hubiese podido potenciar la fuerza de las palabras del texto de Márai, la delicadeza con la que describe cada situación en esta historia de dos amigos, que se reencuentran después de más de 40 años de no verse, para develar un enigma en torno a Kristina: esposa de uno de ellos y supuesta amante del otro.

Lo que uno puede leer como novela, y se convierte en un texto delicioso, dicho por los actores, suena completamente artificial. Nadie habla como hablan estos personajes. Nadie que va a reencontrarse con su amigo despues de 40 años puede escuchar en silencio los monólogos de su partenaire. Nadie cree que puedan describirse con lujo de detalles situaciones y recorridos que fueron vividos por ambos como si el otro no los conociera (para que nosotros, los espectadores, nos pongamos al tanto).

La gran pregunta-enigma que flota en este reencuentro es previsible, obvia, casi sin importancia cuando llega el momento de "la verdad".
Sí hay, en cambio, una profunda reflexión sobre los lazos de amistad, los vínculos, la fidelidad, el amor, el erotismo de la amistad, el valor de lo entrañable que sin dudas logra mucha más fuerza en un texto escrito, donde uno puede detenerse y paladear las palabras, que en un parlamento teatral donde uno tiende a perderse en lo florido de lo que recita el actor, perdiendo profundidad y espontaneidad.


La puesta de Izcovich tiene puntos sobresalientes, sobre todo en las actuaciones, con una Hilda Bernard que hace brillar la obra en cada sutil aparición que tiene.
Y la puesta de luces genera unos claroscuros muy estimulantes.

Y me quedé entonces con unas ganas enormes de leer la novela.
Ni siquiera sé si a Márai le hubiese gustado lo que hicieron con ella...

miércoles, 15 de julio de 2009

Críticos enamorados de Chabrol


Ayer fui a ver "Bellamy", la ultima de Chabrol. Tiene olor a naftalina desde que empieza: una película que atrasa el reloj en su manera de presentar los personajes, la historia y su manera de filmarla, por lo menos, 25 años (claro ejemplo: personaje hablando a la cámara tres cuartos perfil mientras el otro está parado detrás de él: ¿qué manera de dialogar es esa?). Pero esto sería lo de menos... porque el cine no tiene porqué tener una dinámica de videoclip, ni cierta velocidad, ni ninguna manera de filmar en particular.

La gran pregunta que flotó en mi cabeza durante los extensísimos 110 minutos de la peli fue "Porqué la crítica sólo por ser de Chabrol y porque trabaja Depardieu la tiene que poner en un pedestal?"

No hay ni una mínima referencia a la lentitud y pesadez del planteo, a lo inconclusas que quedan algunas situaciones, a lo risueño de algunos diálogos muy poco trabajados a los que algunos críticos compensaron con "irresistible tratado psicológico".

Parezco entonces de otro planeta. O andaré por la vida munido de otro diccionario porque a mi la película me resultó anacrónica, aburrida y con un Depardieu que no aporta nada nuevo a su extensísima carrera (que actúa bien ya lo sabemos todos...!).

Asi como en su momento tanta crítica se enamoró del cine iraní así filmaran los planos de una estepa durante tres horas sin diálogos, o han hablado maravillas del cine independiente nacional (Lisandro Alonso, por ejemplo) sin que se entienda un ápice de lo que intenta decir la película, esta vez fue el enamoramiento por Chabrol lo que volvió a tomarme por sorpresa. Eso me pasa por leer a los críticos, o lo que es peor, tomarme en serio todo lo que dicen....

martes, 7 de julio de 2009

Saliendo a la luz...

"Hace mucho que te quiero"
("Il y a longtemps que je t'aime")
de Philippe Claudel con Kristin Scott Thomas y Elsa Zlyberstein
ESTRENO DEL 16/07/2009

Juliette sale de la cárcel despues de 15 años. Le espera, como ardua tarea, salir al mundo a recomponer todos sus vínculos y su historia. La recibirá en su casa, su hermana Léa con quien no se ha visto todo este tiempo, incorporándola a su vida familiar: su marido, su suegro y sus dos hijas adoptivas.

El guión de esta opera prima de Philippe Claudel, que podría haber apelado rápidamente al golpe bajo con un tema como éste, lo evita ex profeso todo el tiempo. Prefiere ir descubriendo a Juliette en diferentes "capas", de a poco y describirla en cada uno de los ámbitos en donde no solamente deberá empezar de cero sino también revertir el estigma de haber estado en la cárcel tanto tiempo.
Ganadora de premios en Europa y nominada a los Globos de Oro, "Hace mucho que te quiero" encuentra en Kristin Scott Thomas (Juliette) y en Elsa Zlyberstein (Léa, la hermana) dos interpretes notables que transmiten una emocionalidad particular desde las primeras imágenes.
Y más alla de saber qué hizo Juliette o porqué lo hizo (e ir desentrañando ese misterio), la película se vuelve aún más interesante cuando empezamos a verla desplegarse nuevamente en su trabajo, en su vida familiar como hermana, como tía y fundamentalmente, como mujer.

Y ante nuestros ojos, Kristin/Juliette asombrosamente va cambiando la piel.

viernes, 3 de julio de 2009

Okupas en New York

"Una visita inesperada" ("The visitor")
de Thomas Mc. Carthy con Richard Jenkins y Hiam Abbass


Walter Vale, viudo desde hace cinco años, es profesor de Economía y va a New York a dar una conferencia reemplazando a un colega. Descubre que una pareja de inmigrantes -Tarek y Zainab- que han sido estafados, ocupan su departamento. Les permite quedarse.Y muy pronto Walter y Tarek comienzan un vinculo particular compartiendo su música.
En un hecho fortuito, Tarek, indocumentado, termina en un centro de detención para inmigrantes ilegales.
Y alli comenzará otra historia totalmente diferente, sobre todo cuando aparezca un personaje clave en la historia: Mouna, la madre de Tarek que llega a buscar a su hijo. Jenkins ("Six Feet Under") interpreta a este hombre gris con una sutil composición de gestos, de miradas que hablan por si mismas. La película en sí, representante del mejor cine independiente americano, nos cuenta una historia sencilla pero llena de sutilezas. Desde la denuncia social hasta el relato intimista, se pasea por varios registros, logrando efectividad en todos ellos.
La labor de Jenkins es soberbia y Hiam Abass, como la madre de Tarek es la perfecta partenaire de Jenkins para la segunda mitad de la película.
Una sorpresa inesperada, entre tantos estrenos pochocleros.

jueves, 2 de julio de 2009

Cuando JOHNNY conoció a FRANKIE

Muchas poesías, mucha literatura, muchas películas, muchos libros giran en torno a historias de amor. Asi que no es fácil que un texto con una historia de amor nos atraviese.
Lo "novedoso" al encontranos con este texto de Terrence Mc Nally ("Master Class" "Amor, valor y compasión") es la sencillez con la que irrumpe y desacartona todo discurso amoroso en escena.
Todo pasa después de la primer noche de amor en el departamento de ella. Johnny no tiene dudas de que conoció a la mujer con la que quiere compartir mucho más que un momento. "Estoy cansado de buscar", dice, y aparentemente, esa búsqueda del amor parece haber llegado a su fin.
Pero Frankie es tan bella como "impenetrable". Profundamente lastimada en el terreno amoroso, ella no se anima, le cuesta creer que esto que le pasa sea verdad... y por sobre todo, aparecen sus miedos. Miedo de volver a equivocarse, miedo de fracasar una vez más, miedo de no estar a la altura de las circunstancias.

"Frankie & Johnny en el claro de luna" tiene sencillamente el mérito de una historia creible con dos personajes como cualquiera de nosotros, que tienen ganas de encontrar la felicidad, de amar y de sentirse amados.
Johnny propone dar el salto: Frankie, nuevamente teme. Sin dudas la felicidad va estar en animarse a saltar... aun cuando nadie le pueda asegurar que hay red.